#50 Lo esencial

 

Sinopsis:

Se descubrió que los Animorphs eran humanos, y ahora ellos están refugiados en el valle Hork Bajir con sus familias, para reagruparse e intentar ver como escapar de los problemas en los que se metieron. Es entonces que tienen una idea: Crear nuevos Animorphs. Incrementar sus probabilidades. Es una idea que hace que todos se sientan ansiosos. Pero lamentablemente dan los poderes de metamorfosis demasiado rápido y los Yeerks se dan cuenta. Ahora, Visser Uno esta fuera intentando robar el arma principal de los Animorphs: El cubo mórfico. Y él y sus subordinados harán LO QUE SEA para conseguirlo

Datos del libro:

El libro consta de 139 páginas con 26 capítulos

 

Narrador

Cassie y Jake siempre fueron unidos. Pero ahora Jake perdió a sus padres ante los Yeerks, y los Animorphs se están escondiendo con los Hork-Bajir.

Cassie no puede sportar ver a Jake en ese estado, y no quiere verlo hundirse mas en la depresión. Y es por esos sentimientos que Cassie toma una decisión que cambiara el curso de la guerra Yeerk/Animorph.

[b]Capítulo 1:[/b] Tsseeeewww! Tsseeeewww! Me tiré al suelo. Los Rayos Dragón apenas fallaron de freírme la cabeza. Antes que el enemigo pudiese soltar otra ronda, rodé hasta una de las recién cavadas trincheras. La trinchera estaba enfangada, el suelo infestado de gusanos. Asqueroso, pero protegía. Y la trinchera era lo bastante profunda como para transformarme en algo grande. Pero bajo un ataque como ese, sabía que tenía que ir a por lo pequeño. Tsseeeewww! Tsseeeewww! Más Rayos Dragón zumbaron por encima de mi cabeza. Y entonces, escuché el sonido que siempre me hiela la sangre. Parecido a cuchillas afilándose. Persiguiéndome. Preparándose para matar. Es un sonido que realmente no disfruto. El sonido de los Hork-Bajir. Los Hork-Bajir son criaturas enormes. Más de dos metros de alto con cuchillas como machetes en sus codos, rodillas y frentes. No son excavadores naturales como los Taxxonitas, pero pueden mover una cantidad poderosa de tierra si lo requieren. -¡Hrrath! Tsseeeewww! El disparo de otra ronda de Rayos Dragón. El batir de los cuchillos afilándose retrocedió ligeramente. Saqué la cabeza por encima del borde de la trinchera. Vi a Marco corriendo a través del complejo, con otro grupo de Hork-Bajir siguiéndole de cerca. Estaba causando una distracción. Ayudándome a escapar. Dándome tiempo para transformarme. Marco se lanzó a otra trinchera. Sabía lo que tenía que hacer. Lo habíamos planeado por adelantado. Repasado hasta la saciedad. Usaríamos nuestras formas de cucaracha para escapar del complejo a través de una red de túneles subterráneos que habíamos colocado debajo de las trincheras. Cerré los ojos para empezar a transformarme. A la altura del suelo, mas gritos y explosiones. ¿Estaban mis padres ahí fuera, vulnerables al ataque? ¿Aterrorizados? La transformación era lenta al principio, no podía concentrarme. Fíjate en la imagen de la cucaracha en tu mente, Cassie. Fíjate en ella y transfórmate. Imposible, no podía mantener el pensamiento en la cucaracha. En vez de eso, veía a mi madre. Vi la expresión en su rostro cuando, por primerísima vez, me vio transformarme. ¿Cuál sería su expresión ahora si me viese enterrada en una trinchera llena de gusanos, estiércol y vegetación podrida? ¡Para ya! Me ordené a mí misma. ¡Tienes que hacer esto! Así que, hazlo. Me concentré con fuerza. Nada. No podía transformarme. Y soy la que se supone que es buena en ello. <¡Cassie! ¡Vamos! ¿Dónde estás?> Marco. Me concentré aún más fuerte. Ahora era la cara de mi padre la que aparecía en mi mente. Parecía triste y decepcionado. Como si hasta ese momento no se hubiese dado cuenta que la maldad realmente existía. No solo en el gran “allá fuera”. Pero en su propio patio trasero. Los Hork-Bajir se acercaban. Podía escuchar sus cuchillas cortando el aire. Era ahora o nunca. ¡Si tan solo pudiese saber que mis padres se habían puesto a cubierto y estaban a salvo! <¡Transfórmate, Cassie!> La voz de Jake, mandándome a través de la telepatía. Miré hacia arriba. Dos Hork-Bajir miraban hacia abajo, hacia a mí. Fauces abiertas, cuchillas reluciendo. Uno de ellos se agachó a apartar el suelo fangoso. A agarrarme. Era todo cuanto necesitaba. Me aplané contra el suelo de la trinchera, boca-bajo. Noté los gusanos haciéndome cosquillas en la piel. Controlé la necesidad de devolver y comencé a transformarme. ¡Crrreeeeek! Las uñas se volvieron marrones, para luego estirarse a lo largo del dorso de mis manos. Cubriéndome con una piel dura, marrón brillante. Esa nueva piel se esparció hacia mis brazos y a lo largo de mi espalda. Se abrió camino por encima de mi tripa y debajo de las piernas. Mi piel, antaño suave, era ahora el duro exoesqueleto de una cucaracha. Uno de los Hork-Bajir dijo algo. No pude entender las palabras. El sentido del oído de las cucarachas no era demasiado bueno. Pero las cucarachas podían sentir fácilmente las vibraciones vocales. Y el movimiento. ¡Whumpf! ¡Whumpf! Una gigantesca garra de Hork-Bajir arañó la tierra por encima de mí. Más rápido. Mandé a la cucaracha de tamaño humano a encogerse a menos de tres centímetros de largo. Lo bastante pequeño como para escapar entre las enormes garras de Hork-Bajir. El otro Hork-Bajir saltó a la trinchera. ¡Whumpf! Noté las vibraciones de un pesadísimo pie. Pero estaba a salvo. La transformación se había completado. La cucaracha se arrastró hacia abajo, dentro del blando y húmedo barro. De golpe, el olor de pimienta, canela y orégano. Perfecto. Un paquete de especias, plantado en la entrada de cada tubería para guiar a la cucaracha hacia la salida. Scraaape. Scraaape. El barro por encima de mí se rompió mientras el Hork-Bajir continuaba arañando la tierra. Pero yo ya había alcanzado la estrecha apertura del tubo. Una vez dentro, corrí. Rozándome con el pringoso interior, fácilmente siguiendo las estrechas curvas y giros. El túnel se inclinaba ligeramente hacia arriba. Me apresuré hacia la inclinación. Finalmente, la luz del sol. Salí, y empecé a destransformarme. Con una rápida serie de inquietantes movimientos mi yo humano empezó a emerger del pequeño cuerpo de insecto. Cuando la transformación estuvo completa, caí sobre mis pies descalzos. Y me encontré ante un gorila, un tigre siberiano y un oso pardo. Marco, Jake, y Rachel. Ya en sus formas de batalla. Ax y Tobias estaban al otro lado del campo. Al menos, era donde se suponía que debían estar, según el plan. El plan. Bien, básicamente si nunca había un ataque sorpresa de los Yeerks, escaparíamos del complejo como cucarachas, nos destransformaríamos, pasaríamos a formas de batalla, rodearíamos el campamento y volveríamos a la batalla. <¡¿Dónde has estado?!> Exigió Jake. <Los segundos cuentan, Cassie. Tu sabes eso.> Antes que pudiera responder, se oyó un estruendo entre la maleza y dos Hork-Bajir se abrieron paso a cuchilladas entre los árboles. Nos quedamos en el claro. Indefensos. Sin escapatoria. La más pequeña de los Hork-Bajir dio un paso adelante. En su habla ligeramente gutural, anunció: -Estáis todos muertos. Al igual que todos los del complejo. [b]©2014 K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Lizardman[/b]

[b]Capítulo 2:[/b] <Gracias Toby> Dijo Jake secamente. La líder de los Hork-Bajir libres inclino su cabeza. -No estoy criticando- Dijo. -Su plan fue bueno. Pero solo si todos cooperan. Fue algo bueno que esto fuese solo una práctica.- Jake, Rachel y Marco comenzaron a destransformarse. Cuando fue humano de nuevo, Jake me dirigió una extraña mirada. -El plan depende de respuestas rápidas y seguir órdenes. ¿Dónde estabas Cassie? ¿Y porque te destransformaste antes de que de la señal de que era seguro?- Buena pregunta. Me había olvidado que no íbamos a dejar la forma de cucaracha a menos que Jake diese el visto bueno. Si salíamos de la tubería y no escuchábamos la telepatía privada de Jake, significaba que debíamos mantenernos escondidos. Esperar más instrucciones. Sentí mi rostro enrojecerse. –Perdón.- Jake se encogió de hombros y se volvió hacia Toby. -¿Qué hay de los otros? ¿Alguno de ellos lo hizo bien? Toby vaciló. -Bueno, solo esperemos que los yeerks no lancen ningún ataque pronto. Se necesita mucha perforación para los seres humanos adultos. O sino necesitarán mucha protección.- Creo que es hora de explicar algunas cosas. Como por qué un niño aparentemente promedio se sumerge en el barro y se arrastra a través de tuberías. Como cucaracha. Mi nombre es Cassie. Al principio solo había cinco de nosotros. Solo cinco chicos ordinarios. Hasta que una noche nos juntamos en el centro comercial y decidimos caminar juntos a casa. A través de un sitio de construcción abandonado. Error número uno. Porque ahí es donde nos topamos con una nave espacial estrellada. Y un extraterrestre llamado Elfangor. Y terminamos en esta guerra. El piloto estaba cerca de la muerte. Antes de morir nos contó una increíble pero cierta historia. La tierra había sido invadida por yeerks, parásitos, algo parecido a babosas que había infestado cuerpos de varias especies a través de la galaxia. Ahora los yeerks estaban en nuestro planeta. Ocupados invadiendo la raza humana. Tomando cuerpos humanos como sus huéspedes. Elfangor también nos dio una pequeña caja azul. Un cubo que tenía la llave de la más valiosa pieza de tecnología que su pueblo, los Andalitas, habían desarrollado. La habilidad de transformarse. Ese fue el comienzo. Mas tarde, fuimos reunidos por otro Andalita. Aximili-Esgarrouth-Isthill. Ax. Un cadete en entrenamiento. Un chico como nosotros. Como lo fuimos, una vez. Porque ninguno de nosotros volverá a ser un chico otra vez. Ahora, cientos de batallas después, no estoy exactamente segura de que somos. En los ojos de un mundo inocente, seguimos siendo chicos. Pero en nuestros propios ojos… Ganamos algunas de las batallas. Perdimos otras. Por lo menos hemos llegado con vida. Pero la guerra continúa. Y todo es diferente. Porque ahora los Yeerks saben que no somos los “Bandidos Andalitas.” Ahora saben que somos humanos. La mayoría de nosotros, al menos. Incluso saben nuestros nombres. También saben quiénes son nuestros familiares. Lo que significó que tuvimos que decirles todo a nuestras familias. Sobre los Yeerks. Sobre los Andalitas. Sobre porque nos llamamos Animorphs. Sobre los meses de lucha, increíble peligro y el desgaste emocional agotador. No tuvimos tiempo para dar la noticia a nuestras familias con suavidad. No con los Yeerks en camino. Tuvimos que evacuar nuestros hogares—nuestras vidas—inmediatamente. Casi todos los padres están todavía en estado de shock. ¿Quién puede culparlos? Incluso después de todo lo que presencie y todo lo que hice y me hicieron, A veces no puedo creer que sea real tampoco. A veces, creo que en cualquier momento voy a despertar de esta pesadilla. Así que ahora nos estamos escondiendo. Mis padres y yo. Rachel, su madre y sus hermanas. Su padre vive en otro estado. No había tiempo para encontrarlo. Marco y sus padres están aquí también. Tobías y su madre perdida hace mucho tiempo, Loren. Todos excepto por los padres de Jake. Y hermano. Estamos refugiados en la colonia de los Hork-Bajir libres. Hasta ahora, los Yeerks no encontraron este nuevo campamento. Por ahora al menos, estamos seguros. Los Hork-Bajir son por naturaleza amables arborícolas. Y, bueno, según nuestros estándares humanos, no demasiado brillantes. Pero Toby, su “vidente” es diferente. Ella hizo un buen trabajo liderando a su gente. Manteniéndolos a salvo. Solucionando problemas en caso de emergencia. Toby y Jake discutían logística mientras caminaban de vuelta al campamento. -Las trincheras deben tener por lo menos dos metros y medio más- dijo ella. -Y los tubos de escape deben ser incrustado en el hormigón para evitar que se muevan.- -¿Qué pasa si los llenan con agua?- -Ese es un problema fácil de arreglar- respondió Toby. Jake asintió. Pero no preguntó más. Como por ejemplo, como planeaba Toby arreglar tuberías inundadas. Y cuánto tiempo tomaría. Y si los Taxxonitas podrían o no excavar a través del concreto. Eso no era propio de Jake. Jake por lo general iba muy por delante de cualquier situación. La verdad era, y me dolía admitirlo, Jake ya no era Jake. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 3:[/b] Los padres de Jake, Jean y Steve, no pudieron escapar a tiempo. Sus posibilidades de escapar eran escasas desde el principio. Verán, el hermano mayor de Jake, Tom, fue un controlador desde el comienzo de la invasión. Incluso con el enemigo bajo su techo, Jake pudo manejarse para proteger a sus padres de los Yeerks. Y de su propio hijo, de su primogénito. Porque Tom no habría dudado en matar a uno de sus padres, si la misión del Yeerk requería su muerte. Jake hizo casi un trabajo superhumano protegiendo a su padre. Tanto de la muerte como de un destino peor. Ser infestado. Hasta el último momento. Cuando los Yeerks finalmente se los llevaron. Jake no fue el mismo desde entonces. Se culpa por lo sucedido. Seh, sigue a pesar de las emociones. Pero es como si hubiese perdido la chispa. Perdido lo que sea lo que lo hacía seguir adelante. Eso que nos mantuvo en marcha. Regresamos al campamento. Ax y Tobias vinieron desde su posición. Tobias estaba en su forma humana. Estos días, Su forma humana es una transformación adquirida. Posible gracias a un ser todopoderoso y enigmático llamado Ellimista. Desde la primera batalla que luchamos, la verdadera forma de Tobias fue un halcón de cola roja. Tobias es un nothlit. Alguien que supero el límite de dos horas en una forma y quedo atrapado en la transformación. Ninguno de nosotros estaba cien por ciento seguro de si fue un accidente. A veces creemos que Tobias es más feliz como halcón. Que se dejó atrapar en esa forma a propósito. Pero ninguno de nosotros fue a preguntárselo. Al menos yo no. Y ninguno de nosotros le preguntó si de darse de nuevo esa situación lo haría de nuevo. Suponiendo que Tobias eligió su destino y no fue sólo una víctima de una mala circunstancia. De todos modos, Rachel estaba molesta. -¡Eso fue un desastre! Gente, tenemos que hacerlo juntos.- Volteó hacia Jake. -¿Y bien? ¿No vas a hacer nada?- Jake se pasó la mano por la cara. Lucía exhausto. –Si supiese que hacer,- dijo entre dientes –Estaría haciéndolo- Marco metió los dedos en la boca y produjo un fuerte silbido de “sepárense”. -Tiempo fuera. Miren, todos estamos en la misma página aquí. Solo necesitamos un poco más de práctica. Mañana. Terminemos por hoy.- Sin embargo, Marco esperó hasta que Jake asintió. Luego se dirigió hacia la cabaña que los Hork-Bajir ayudaron a sus padres a construir. Rachel se volteo hacia Jake. -¿Lo dejaras irse así como así?- Jake levantó la mano… y la dejó caer. Como si no tuviese energía para discutir. Entonces él también se alejó. Rachel se volvió hacia mí con esa mirada de “no tolerancia” en sus ojos. -Si no nos ponemos serios y nos concentramos… – Me voltee. Rachel es mi mejor amiga. Ella siempre pone la misión primero. Lo que es algo bueno en una guerrera. Pero a veces tiene problemas para relajarse con los demás. Ella no es cruel… solo algo dura a veces Deje que rabiase. Todos tenían que volver al trabajo ahora que la practica terminó. Hork-Bajir y humanos trabajaban en las estructuras que servirían como casa para cualquier nuevo integrante del campamento. El estruendo y el zumbido de los martillos, hachas, y sierras hacían más fácil ignorar la voz de Rachel. Pero no bloqueo otra voz familiar. Mi mamá, discutiendo con un trabajador Hork-Bajir. Deje a Rachel, aun quejándose, y corrí hacia ella. El Hork-Bajir aprovechó mi llegada para volver a su trabajo. -¡Mamá! Se suponía que tú y papá estarían cubiertos. Tú sabes, ¿El simulacro? ¿Todo el entrenamiento? ¿Qué pasó?- Ella sacudió la cabeza con desdén. Como si tuviese algo mucho más importante que discutir. -Cassie, tenemos que hacer algo.- -¿Ocurre algo?- Ella apunto a la larga, baja, estructura sin ventana detrás de nosotras. El lugar donde los chicos, ancianos, y enfermos tomarían refugios en caso de un verdadero ataque sorpresa. Era una fortaleza de roca y madera. Sin ventanas. Sólo pequeños agujeros por los que aquellos que eran lo suficientemente fuertes podrían disparar las armas que habíamos acumulado. Varios Hork-bajir estaban cubriendo la estructura con lodo. Recubriendo las grietas y cubriendo el techo con parras para que la estructura no fuese fácilmente visible desde el aire. -Mira eso- Dijo mi madre con enojo -Mamá, no estoy entendiendo. ¿Qué tiene de malo?- Puso sus manos en sus caderas. -Cassie. Cincuenta, sesenta Hork-Bajir podrían estar forzados a vivir en esa estructura.- -Solo si estamos bajo asedio- Expliqué pacientemente. –Y no por mucho tiempo con suerte- Ella sacudió la cabeza nuevamente. Como si lo que estuviese diciendo no tuviese ningún sentido. -No me importa el porque van a estar viviendo allí.- Levantó tres dedos. -Uno: No hay ventilación, excepto por unos pequeños cuadrados en la pared. Dos: Las disposiciones para el saneamiento son prácticamente inexistentes. Tres: Un animal del tamaño de los Hork-Bajir necesita al menos cuarenta metros cuadrados de…- La pare. -¡Mamá! Los Hork-Bajir no son animales- -Cassie, solo déjame…- -Bien, no son humanos, pero tampoco son grandes mascotas. Los Hork-Bajir son especies sensibles. Son capaces de entender que es lo mejor para sus propios intereses. Como los humanos.- -Entiendo eso- Dijo mamá en un tono exagerado. –Aunque no estoy segura de estar totalmente de acuerdo. Pero Cassie, parece que no entiendes mi punto. Si un grupo de Hork-Bajir pasa un tiempo demasiado prolongado en esas condiciones, podrían fácilmente morir. De repente, inesperadamente, Estaba enojada. Furiosa que mi madre, una científica, no podía—o no quería— enfrentar la horrible verdad. Que estábamos en guerra. Que las reglas habían cambiado. Que teníamos que hacer cosas que jamás haríamos en tiempo de paz. Que no podíamos darnos ese lujo. Que cada minuto de cada día teníamos que hacer sacrificios que preferiríamos no hacer. Y estaba enojada porque mi madre me estaba forzando a confrontarla con esta verdad. -Es cierto, Mamá- Dije con mi voz endurecida. -Los Hork-Bajir podrían morir. Cada uno de nosotros, humano, Hork-Bajir y Andalita, podríamos morir. Cualquier día. En cualquier momento. Aun no entiendo tu punto.- Mi madre jadeó. No fue un falso jadeo. Estaba conmocionada. -¡Cassie! ¿Cómo puedes decir eso? Estamos hablando de vidas.- -Estoy siendo realista. Esto es la guerra, mamá. ¿Entiendes lo que significa eso? Algunos de nosotros vamos a morir. Es un hecho. Ya sea por enfermedad, lesiones o privación. No importa mucho como, ¿Lo hace? Nada que podamos hacer ahora cambia ese hecho. Ni construir un buen refugio o ser amables el uno con el otro. Nada detendrá la muerte excepto ganar la guerra. Y ahora mismo nuestras chances de ganar no lucen muy bien. Me aparté de rostro afligido de mi madre. Alejándome. Aun enojada con ella por hacerme decir las cosas que dije. Enojada conmigo misma porque sabía que la herí. Enojada mayormente porque buscaba herirla. Porque ella me estaba haciendo ser la adulta. E incluso después de todos estos meses de luchas interminables, con todas las abominaciones que había presenciado —o cometido—A veces quería ser normal de nuevo. Además, porque estaba preocupada. No solo por mis propios padres. Si los adultos no aceptaban la realidad de la guerra. Ellos nunca estarían listos cuando llegase el momento de combatir. Y si ellos no estaban preparados, no iban a sobrevivir. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 4:[/b] Marco. Siempre atento. Siempre alerta. Siempre maquinando o, sorprendentemente, averiguando las maquinaciones del enemigo. Me gustaría pasar algún tiempo con él. El único totalmente consciente de la gravedad de la situación La vida está llena de sorpresas. Marco no estaba jugueteando con el diseño de las trincheras. O calculando una forma más rápida para salir del refugio durante un ataque. No. Marco estaba sentado en un tronco, jugando un poco con una rama y un cuchillo de bolsillo. Como un chico que tiene todo el tiempo del mundo. Como un personaje en una repetición de The Andy Griffith Show en Nick at Nite. -¿Qué estás haciendo?- Pregunté en voz baja. Él me miró y sonrió. -Esto, Cassie, es el arte casi perdido de tallar. Es algo que la gente hacía para pasar el tiempo entre ordeñar las vacas, arar la parte posterior del fuerte, y todo ese tipo de trabajos duros que ahora son innecesarios gracias a la proliferación de los patios de comida- -No hay patios de comida aquí- Apunte. –Y hay un montón de trabajo por hacer.- Sonrió. Parecía positivamente sereno. Este no era el Marco que yo conocía. -Sí, Cassie. Seguro que hay mucho trabajo por hacer. Pero, ¿No viste a Jake dar el visto bueno para un poco de tiempo de inactividad? Todo trabajo y sin juego hacen a Marco un niño sordo. Así que por una vez desde que comenzó todo este lío, lo siento, No voy a preocuparme por lo que hay que hacer.- -¿Dónde están tus padres?- Dije. –Podrías estar ayudándolos con algo.- Si, sonaba como una regañona. Un dolor en el trasero. -Mi papá y mamá están adentro. Intentan ver como montar un rayo dragón en el techo- Él se rio entre dientes. –Son tan románticos esos dos.- La madre de Marco, Eva, fue el antiguo controlador del antiguo Visser Uno. Resumiendo la historia, rescatamos al humano y destruimos al Yeerk. Ahora Eva estaba de vuelta con su esposo e hijo. Y Marco estaba emocionado. Al menos sobre el reencuentro de sus padres. Trate de frenar mi impaciencia. ¿Qué estaba mal conmigo? Es decir, se suponía que yo era la sensible. La que entendía los sentimientos de los demás. A la que le importaba. La que acababa de alejarse de Rachel por no considerar los sentimientos de Jake. Debería estar alegre por ver tan feliz a Marco. Normalmente lo habría estado. Pero que sea justo después de la confrontación con mi madre, el buen humor de Marco solo me molestó. Me desesperaba. Estaba actuando como mis padres. Claramente estaba en negación. Y con Jake concentrado solo en la misión, alguien tenía que mantenernos en línea. -Marco, mira- Dije. –Tiempo de inactividad es una cosa. Pero no podemos solo estar sentados por ahí. Seguro, las cosas parecen pacíficas. Pero los Yeerks nos están buscando. Ahora mismo. Mientras hablamos.- El asintió. -Sep. Creo que tienes razón.- -¿Huh?- Todo el color se fue de la cara de Marco. Su voz se acalló. –No dije eso de verdad. ¿Lo hice?- Asentí. Marco dio la vuelta al pedazo de madera sobre su hombro, cerró el cuchillo con un chasquido, y se quedó allí. -Ok. Estas en lo correcto. Esto de descansar y dormir tiene que terminar. Podría terminar muerto. ¿Qué quieres que haga? ¿Construir una catapulta? ¿Un ariete? ¿Liderar a los Hork-Bajir en canciones de trabajo?- -Galafth!- Nos congelamos. Yeerks. Tan pronto. ¡No estábamos listos! No los Hork-Bajir. No los Animorphs. Y por supuesto, no nuestros padres. Eva se asomó por la puerta de la cabaña, su expresión era tensa. –Estamos encendiendo. Ustedes salgan fuera del complejo, extiéndanse, y estén listos para lanzar un contraataque.- Por todos lados, Hork-Bajir y humanos se apresuraron para ponerse a cubierto. Vi a mis padres de pie a la derecha. Congelados. Como si no tuviesen idea de donde se suponía que estaban. Me dirigí hacia ellos, pero Marco agarro la parte trasera de mi camiseta. –Dejemos a Toby manejar esto. Tú y yo tenemos que ir a las trincheras y…- -¡Whoowhoo!- El sonido de “todo-despejado” un silbido agudo. La actividad se detuvo. -¿Fue eso un simulacro?- Se preguntó Marco. –Quizás Jake y Toby prepararon una sorpresa…- Fue entonces que vi que causo el disturbio. No pude evitar sonreír. La situación general era tan sombría como lo fue hace un momento, pero mi mal humor se levantaba. Dos Hork-Bajir se hicieron presentes. Entre ellos estaba la madre de Rachel, Naomi. Decir que estaba enojada era menospreciar las cosas. Rachel, Jake, y Ax emergieron de las trincheras. Marco y yo nos unimos en el centro del campamento. Los guardias llevaron al prisionero hacia nosotros. -Mama.- La voz de Rachel era dura. Ella tiró un pedazo de lodo de sus manos. –Intentaste escapar, ¿Verdad? ¿Cuántas veces tengo que decirte que no podes dejar el campamento?- Soltó una carcajada bastante amarga. -¿Estas intentando que nos maten a todos?- La madre de Rachel liberó su brazo del agarre de un Hork-Bajir. -Esto es indignante- escupió. –Esto es un tipo de secta loca. O un movimiento de milicia particularmente extraño y paranoico. Si no me dejan contactar a las autoridades pertinentes yo…- Rachel la interrumpió. -¿Qué autoridades, mamá? La policía, el F.B.I. y la C.I.A. fueron infiltradas por los Yeerks. ¿Así que a quienes vas a llamar? ¿Tu pareja? Él podría ser un Yeerk también.- Naomi se estremeció. -Rachel- Dijo Jake calmadamente. Pero Rachel no estaba lista para detenerse. -Esto no es uno de tus juicios de mentira mamá. Esto no es algo que puedas arreglar en papel. ¿Ok? Es una guerra. No nos preocupa ser demandados. Nos preocupa ser asesinados.- Rachel tomó aire y continuó. -Mira, eres una abogada. Quizás eso era algo en tu anterior vida. Pero aquí es inútil y no significa nada. Pero al menos podes permanecer fuera del camino, seguir órdenes y tratar de que no nos maten a todos.- La boca de Naomi tembló. Esperaba que no llorara. Ver a un adulto llorar es una de las cosas más inquietantes y perturbadoras que puede ver un niño. Ok, quizás la madre de Rachel merecía todo lo que le estaba diciendo. Si, ella ayudó a los Hork-Bajir a escribir una constitución y le estaba enseñando a algunos a leer. Pero también causaba problemas en el campamento con su mala actitud. Y su costumbre de escabullirse. Aun así, Pensé que Rachel se había pasado de la raya No justificaba su conducta, pero creo que podía entenderla. Entender que había hecho que Rachel explotase con su madre. Como yo, Rachel estaba asustada. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 5:[/b] Las hermanas de Rachel se reunieron protectoramente alrededor de su madre. Jordan tomo su mano. –Yo no creo que seas inútil, Mami- susurró. Una lagrima se deslizo por la mejilla de Sara. Naomi tragó saliva y alzó la barbilla. Sus ojos se endurecieron y vieron a los dos guardias Hork-Bajir. –No me toque de nuevo- dijo fríamente. –No toquen a nadie de mi familia. Si lo hacen, voy a…- Se interrumpió. Tragó saliva y lo intentó de nuevo. –Si lo hacen voy a…- Finalmente, la realidad estaba naciendo en ella. La madre abogada dura-como-un-clavo de Rachel se estaba dando cuenta de lo increíblemente vulnerables que estábamos. Vi a Marco sonreír y alejarse. Sus padres eran los únicos que habían aceptado su posición como guerreros de una guerrilla—y como refugiados. Las lágrimas comenzaron a correr por el rostro de Naomi. Se sentía mal verla y no hacer nada para quitar su dolor. ¿Pero aceptaría Naomi el consuelo de la cómplice de su hija? ¿De una niña? Entonces Eva se unió al incomodo grupo. Puso su brazo alrededor de los hombros de Naomi. –Toma un tiempo aceptarlo- dijo con suavidad. –Ven, hablemos.- Lentamente, las dos mujeres caminaron hacía la cabaña de Eva. Jordan y Sara las siguieron de cerca. -¿Puedes hablar con Rachel?- Pregunté silenciosamente a Jake. –Ella explotó con su madre y eso solo provocó que Naomi este mas determinada a no lidiar con esto.- La voz de Jake sonaba impaciente. –Ya intenté hablar con Rachel, ella no escuchara. Así que no, No hablare con ella de nuevo. Y no, no quiero hablar contigo sobre mis sentimientos.- Me quede inmóvil, no confiaba en poder moverme. Sentía como si hubiese sido abofeteada. Jake bajo su mirada, se dio la vuelta y comenzó a caminar. Le seguí. -¡Jake! Las cosas se están cayendo a pedazos.- Se volvió hacia mí. Sus ojos eran oscuros y salvajes. Por primera vez desde que conocí y amé a Jake, estaba asustada de él. Asustada de lo que podría llegar a ser. -¡¿Crees que no se eso?! Sé que estamos fracasando. Cometiendo errores. Sé que estamos en las gargantas de los otros. Y sé que si no fuese por Toby, todo este campamento ya sería una cicatriz en la tierra. Lo que no se, Cassie, y esta es la parte difícil… Lo que no se es que se supone que debería hacer al respecto.- Había escuchado la expresión, “mi corazón casi se quebró” antes. Ahora sabía lo que significaba. Puse mi enojo a un lado y comencé a caminar al lado de Jake. -Tomara tiempo- Dije con calma. –Estas personas, nuestros padres, fueron arrastrados a esto —este campo de refugiados— contra su voluntad. Su mundo se ha destrozado. Tenemos que respetar su renuencia a luchar junto a nosotros. Pero, Jake, alguien tiene que hacerse cargo.- -Bien. Tú hazlo.- -No- Dije firmemente. –No soy una líder, Jake. Tú lo eres. Tienes que ir a hablar con mis padres. Y con la madre y hermanas de Rachel. Incluso con la madre de Tobias.- -¿Por qué habrían de escucharme?- Respondió Jake –Mira la situación. Nos estamos escondiendo en el bosque, viviendo de la caridad de los Hork-Bajir. Si tú fueses un adulto —o incluso otro niño, no Cassie— ¿Me escucharías? No, no lo harías. ¿Así que porque no me dejas solo?- Me miró. Entonces volteó la cabeza. –Por favor, Cassie.- Jake apuró el paso y me dejo atrás. -Deja de sentir pena por ti- Le llamé. Desesperada. El no paró. -¡Estas actuando como un cobarde!- Apenas esas palabras salieron de mi boca, me arrepentí. Jake se paró. Volteo. Su cara era la de un extraño. -¿Cómo me llamaste?- Me escuchó. Era demasiado tarde para retirar las palabras. –Un cobarde – Repetí, estremeciéndome. –Ahora que estamos en la crisis final, te estas convirtiendo en un gallina.- No esperaba su risa cansada. –No soy un gallina- dijo. –Solo estoy intentando darle a todos una chance de pelear. No voy a insistirle a la gente de que haga lo que digo cuando no tengo la más pálida idea de si está bien o mal. Que es inteligente o estúpido. Cassie, es mi culpa que estemos huyendo. No puedes negar eso.- Me acerqué a Jake, tomé un profundo respiro e intente sonar razonable. Tomé su mano y la apreté con fuerza. -Quizás estas en lo correcto, Jake. Y tal vez estas equivocado. Quizás eres un buen líder después de todo.- Intentó apartarme pero no iba a dejarlo ir. -No, Jake. Escucha. Si esa es la verdad, tendrás que hacerte cargo. Y si realmente fallas y es tu culpa, entonces es tu responsabilidad sacarnos de esta. Te necesitamos, Jake. De cualquier manera, tienes que ser tú.- Fue un golpe bajo. El talón de Aquiles de Jake fue siempre su debilidad. Podía verlo debilitarse. -Marco puede estar a cargo- dijo con impotencia. De nuevo apartó su mano. Esta vez le deje. –Es más inteligente que yo. O Tobias. O Ax. O tú. Rachel. Cualquiera. Cualquiera menos yo. ¿Sabes porque estuve en cargo en primer lugar, Cassie? Porque una vez, hace mucho tiempo, Marco dijo que lo estaba.- -Jake, esa no es toda la verdad…- -Bueno, ahora mi mandato ha terminado – continuó amargamente. –Así que por una vez ustedes decidan que hacer y me lo dicen.- Entonces se volteó y se fue. Y solo siguió caminando. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 6:[/b] Esa tarde le mentí y le dije a todo el mundo que Jake había convocado una reunión para más tarde esa noche. Entonces le dije a Jake de la reunión. Dos minutos antes de que estuviese por empezar. Él no estaba muy emocionado. Pero no estaba enojado tampoco. Solo era… neutral. ¿Has ido a acampar alguna vez? ¿Te has sentado alrededor de una fogata con amigos? ¿Has cantado canciones con los consejeros? ¿Tostado malvaviscos y contar historias de terror? Bueno, esto no se parecía en nada. Esto era una patética excusa de lo que era la experiencia de acampada. Los humanos y Toby tomaron asiento alrededor de una pequeña fogata cubierta con un amortiguador. Si escuchábamos las aspas de un helicóptero sobre nosotros, el fuego hubiese sido ahogado. Todas las caras humanas mostraban cierto nivel de miedo. Tensas con cierto nivel de incertidumbre. Los Hork-Bajires estaban reunidos justo detrás del círculo de humanos. Algunos estaban sentados incomodos. Otros de pie, erguidos. Curiosamente, todo el mundo estaba en silencio. Sin peleas, sin murmullos estridentes. Jake se quedó mirando el fuego. Rachel cruzo los brazos sobre su pecho. Marco se quedó viendo el cielo, como si lo que estuviese sucediendo alrededor del fuego no tuviese nada que ver con él. Ax se cernía justo detrás Toby, sus ojos principales miraban al frente. Sus ojos antena buscaban problemas. Loren y Tobias estaban sentados uno junto al otro, con los hombros tocándose. Tobias de nuevo en su forma humana. Allí, pero de alguna manera en su propio mundo. Toby miró a través del fuego. -¿Jake? Nos llamaste a todos. ¿Tienes algo importante que decir?- Jake levantó la mirada. Sacudió la cabeza. Me puse de pie. -Um. En realidad fui yo. Yo convoqué esta reunión.- Rachel volteó hacia mí, curiosa. Marco y Tobias también. -Solo quería que todos hablemos- Expliqué. –Limpiar el aire si podemos. No estamos trabajando juntos. No como Animorphs. Ni como familia o campamento.- No hubo resistencia, así que continué. – Sé que es duro para ustedes- Seguí, mirando a mis padres y a la madre de Rachel. –Pero si solo intentasen entender que creemos que lo que estamos haciendo es en el mejor interés de todos…- La madre de Rachel dejo escapar un sonido. Una fusión entre “bah” y “harrumph.” Creo que en abogado significaba –déjate de joder.- -¿Por qué estoy siendo sermoneada por ti? demandó, mirando a los otros padres en busca de soporte. -¿Por qué estamos tolerando esto? Estamos en el bosque. Estamos viviendo en la inmundicia con aliens, ¡Por el amor de dios! Y cada vez que trato de irme, alguna criatura, alguna abominación humana llena de pelo me detiene. Enfrentémoslo.- Naomi miro a los adultos de uno en uno. -Michelle. Walter. Eva, Peter, Loren. Estamos retenidos como prisioneros. ¿Porque?- Rachel se inclinó hacia delante. Sus ojos brillaban peligrosamente. -¿Cuántas veces tengo que decírtelo, mamá? Estamos intentando detener a los Yeerks de tomar el planeta. Y estamos intentando seguir vivos mientras lo hacemos. Tratando de mantenerlos vivos a ustedes. Estos meses, mientras estabas ocupada peleando batallas en papel y discutiendo en la cohorte, ¿Qué hacíamos Jake y los otros? Estuvimos peleando.- La madre de Rachel se levantó. –Estoy harta de tus insultos. ¿Cómo terminaste siendo tan arrogante? Tan segura que nada se puede resolver por compromiso o negociación. Tan segura que todos los desacuerdos deben resolverse por la fuerza o la violencia.- -Esa es nuestra Rachel- Masculló Marco. -¡¿Por qué no escuchan?!- Grito Rachel. Sara rompió en sollozos. -Mami, Quiero irme a casa. ¡Quiero a papi!- Naomi se arrodilló y puso a su hija menor entre sus brazos, acariciando la cabeza de la niña sollozante. No eran los únicos que se apenaban por la cómoda, segura y ordenada vida que dejaron atrás. Hubo un largo silencio, sólo interrumpido por los sollozos de Sara. Finalmente, mi padre habló. -¿Qué es lo que buscan? Estos Yeerks. Cassie, seguramente se puede razonar con ellos, la mayoría de la gente puede. ¿Qué podemos darles para satisfacerles?- -Nuestras almas- Respondió Jake calmadamente. Las primeras palabras que dijo en toda la noche. –Si es que no las tienen ya.- [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 7:[/b] Jake se levantó. A regañadientes. Pero se levantó. -Mientras Visser Uno esté a cargo, ninguna negociación es posible. Quiere total control sobre la tierra y todos los que estén sobre ella. Si otro Visser llega al poder, eso podría cambiar. Quizás. Pero ahora mismo, tenemos que lidiar con la realidad.- -¿Hay otros Vissers?- preguntó mi papá esperanzado. -¿Sería posible decirle a Visser Uno que negociaremos, pero no con él?- Eva sonrió ligeramente. Miró a Jake, luego de vuelta a mi papá. -No quiero sonar condescendiente, Walter- dijo. –Pero no tienes idea de con quien estamos tratando. Si nos acercamos a Visser Uno por cualquier razón, nos matará. Punto. Si tenemos suerte. Si se para a pensar, probablemente nos torturaría primero. Por si estuviésemos guardando información valiosa.- Mi madre se estremeció. Mi padre puso brazo alrededor de sus hombros. Naomi miró a Rachel. Su cara estaba tensa. –Tengo tres hijas por las que preocuparme- dijo. –De aquí a un año, quiero seguir teniendo tres hijas por las que preocuparme. ¿Qué tengo que hacer para mantenerlas a salvo?- -Creer que estas en guerra- Dijo Eva simplemente. –Eres una madre y un soldado. Aprende a seguir órdenes. Aprende a respetar la experiencia.- -Ok, de acuerdo- Respondió Naomi secamente. -Eva, solías ser alguien importante en la organización Yeerk. Sabes cómo piensa el enemigo. Que son propensos a hacer. Y tienes la edad suficiente para manejar. Acepto tus palabras.- Eva negó con la cabeza. –Solo hay un enemigo que Visser Uno respeta y teme. Y ese es Jake. El necesita ser nuestro líder.- Mi padre tomó la palabra. –Incluso si puede con el trabajo, no debería esperarse que lo haga. Es una carga enorme. No es justo pedírselo.- Nadie se lo preguntó en primer lugar, pensé. Nadie pregunto, ninguno de nosotros. Miré a Jake. Lucía como si estuviese a punto de llorar. Mi padre se puso de pie, caminó a un lado de Jake y puso su mano sobre su hombro. –No entiendo todo esto, Jake. Realmente no entiendo que pasó con tus padres. Pero hasta que vuelvan… o… bueno, quiero que nos consideres como tu familia.- La boca de Jake se puso tensa. Si, iba a llorar. Me sentí como si me hubieran dado un puñetazo en el estómago. Si Jake estaba perdido, yo estaba perdida Todos perderíamos. Todos estallaríamos en llantos, gritos, sentimiento de culpa colectivo y terror. Niños. Adultos. Hork-Bajir. Probablemente incluso Ax. Aguanta. Le pedí mentalmente a Jake. Aguanta. Vi a Rachel mirándole, sus grandes ojos azules mostraban preocupación. Incluso su madre, no la mayor fan de Jake estos días, parecía esperar su reacción. Los Hork-Bajir miraban a Toby. Ellos se inspiraban en ella. Pero los ojos de Toby estaban pegados en Jake. Su masiva mandíbula inferior sobresalía hacia delante. Jake era el centro. Si el centro no aguantaba… Parecía que esperamos por horas. Pero probablemente fueron solo 30 segundos hasta que Jake se irguió y dejo escapar un largo respiro, en una corriente constante. Me miró a los ojos, después los de mi papá. Cuando habló su voz fue fuerte y clara. -Aprecio eso. De verdad lo hago. Y aprecio el hecho de que crea que pedirme que lidere esto no es justo. La parte graciosa es que estoy de acuerdo. No es justo. Pero supongo que no es novedad que la vida no es justa.- Naomi murmuró algo en voz baja, después lució avergonzada por interrumpir. -Miren- Continuó Jake. –Esta no es la vida que hubiese escogido. Hombre, si pudiese ir atrás y hacer todo de nuevo… Pero sé que me guste o no me guste, soy la persona mejor calificada para el trabajo. Entiéndanme. No es que quiera. Solo estoy diciendo que estoy dispuesto a hacerlo. Si quieren que lo haga. Pero es su decisión.- Mi papá miró a mi mamá. Ella volteo hacia Eva. Eva tomó la mano de su esposo. Asintió hacia Loren. Entonces, Levantó su mano. Como mi mamá. Y mi papá y Loren y Peter. Como Toby y todos los Hork-Bajir. La madre de Rachel frunció el ceño. Miró al grupo, de cara seria a cara seria. Finalmente, levanto su brazo, solo la mitad, como si estuviese derrotada. -Psicosis masiva- pronunció. –Es todo lo que puedo suponer. Así que, ¿Cuáles son sus planes, Zar Jake?- -¿Mis planes?- Jake se metió las manos en los bolsillos. –Mantenernos vivos.- Si esto hubiese sido una película, todos nos habríamos parado y animado. Comprometiéndonos a seguir a nuestro líder donde sea, incluso a la tumba. A morir por la causa. Corazón valiente. El patriota. Gladiador. Uno para todos, todos para uno. Blah blah blah. Pero no era una película. Era real. Miré la cara de Jake. Tuve que admitir que no se veía como la de un líder inspirador. Él parecía un triste niño acosado. Y yo sentía que era mi culpa. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 8:[/b] A la mañana siguiente. Jake nos reunió en privado. -No podemos seguir así- dijo. Marco se atragantó con una carcajada. –Esa, es una afirmación profunda.- Jake sonrió con ironía. -Recapitulemos. Todo cambió. Nuestras fuentes de información casi se han agotado. Los Chee no están consiguiendo nada, lo que significa que los Yeerks aumentaron la seguridad interna.- – Respecto al movimiento de resistencia Yeerk – Dije. –Perdimos contacto con el Sr. Tidwell en la escuela. Debió haber asumido que nuestra desaparición significa que hemos pasado a la clandestinidad.- -Entonces quizás tenemos que contactar con él- sugirió Tobias. -Demasiado lento- Dijo Rachel. –Necesitamos acción y resultados más que informes de inteligencia. Además, por lo que sabemos, Visser Uno pudo haber aplastado a toda la resistencia.- <Y ahora que nos estamos escondiendo> Dijo Ax <Se hizo incluso más peligroso intentar comunicarse con la flota Andalita. Los Yeerks están más determinados que nunca a localizar la fuerza rebelde.> Rachel frunció el ceño. -Entonces, ¿Qué estamos diciendo aquí exactamente?- Jake nos miró a todos de uno en uno. –Creo que es hora- dijo. <¿Ha llegado a una decisión Príncipe Jake?> Preguntó Ax. -Si- Respondió. –El cubo mórfico.- El cubo mórfico. Un don. Y una maldición. Hubo veces que estuvimos tentados de atarle bolas de boliche y tirarlo en medio del océano. El único problema es que no puedes estar seguro de que alguien no lo encontrara algún día. -Ya no podemos ir solos- dijo Jake. –Los Yeerks nos conocen. Saben nuestros nombres. Conocen nuestras caras. Si nos vencen, no quedaría nadie para reemplazarnos. La resistencia estaría terminada. Es hora de construir nuestras fuerzas. Reforzar nuestras tropas. Los Chee no pueden ayudarnos aquí. Ni idea de la resistencia Yeerk. Y no es como si pudiésemos contar con que el Ellimista vendría a rescatarnos.- Marco rasco su nuca como si estuviese nervioso. -¿Mas Animorphs? Simplemente no puedo estar cómodo con eso…- -¡Ni hablar!- Explotó Rachel. –Ya lo intentamos una vez. Fue un desastre. ¿Soy la única que recuerda a David?- No, no lo era. Capté su mirada y luego miró hacia otro lado. No hace mucho, Rachel encontró a David de nuevo. Un chico que deliberadamente convertimos en nothlit después de que intentara entregarnos a los Yeerks. Un chico que reclutamos como Animorph cuando sus padres fueron capturados y convertidos en controladores. De un chico promedio un poco problemático, a Animorph, luego a espía y traidor. Hasta rata, para siempre. Entonces, sorprendentemente, a herramienta de Crayak. La más o menos equivalente, versión maligna del Ellimista. Resumiendo la historia: Crayak odia a Jake. Él haría cualquier cosa dentro de las reglas de su juego cósmico para derrotarlo. Recientemente, esto implicó enfrentar a David contra su mayor enemigo, Rachel. Al final, Rachel rechazó las manipulaciones de Crayak de su lado negativo. Se había negado a renunciar a Jake. David fue derrotado. ¿Pero lo mató? No lo sé. No me lo dijo. Nunca lo haría. Marco asintió. –Estoy con Rachel en esto. No más Animorphs. Un riesgo demasiado grande.- -Entonces quizás los humanos no son la mejor opción para ser los nuevos Animorphs- insistió Jake. -¿Qué hay de los Hork-Bajir?- Hubo una larga pausa. Entonces, como si fuésemos uno, todos dijomos -No.- Cuando te conviertes en otro animal, hay un pequeño periodo de tiempo cuando el cerebro del animal, sus instintos, prácticamente te dominan. Toma un montón de disciplina mental y concentración mantener esos instintos bajo control. Que trabajen para ti, no contra tu propio cerebro. El Hork-Bajir promedio probablemente no podría manejar esa fase inquietante. Podrían sucumbir al pánico del ratón o la agresión del calamar. Además, los Hork-Bajir no necesitan realmente la posibilidad de transformarse, como nosotros teníamos. Sus cuerpos estaban bien equipados para la batalla como cualquier criatura terrestre en la que pudiesen transformarse. -Bien, entonces tienen que ser personas.- Dijo Jake. -¿Qué hay de los padres?- -¿Están ignorándome?- preguntó Marco. -Ok, entonces. Pero no mis padres.- El rostro de Marco era sombrío, ni un rastro de humor en su voz. –Mi madre ya paso su tiempo en el frente. Y mi papá ya atravesó su versión del infierno. Él está oficialmente muerto, ¿recuerdan? Perdió su trabajo, su segunda esposa…- -¿Qué hay de los padres de Cassie?- preguntó Jake. -¿O la madre de Rachel?- Marco sacudió la cabeza antes de que pudiera decir una palabra. –Sin ofender, Cassie, pero creo que tus padres podrían ser incluso más pacíficos, amorosos, abraza-árboles que tú. Si es que es posible. Y la madre de Rachel es incluso más bala perdida que ella.- -¡Hey!- ladró Rachel. -¡Ok! ¡Ok!- Jake levantó la mano. –No tenemos tiempo para esto. Tictac. Necesitamos ideas.- <Tampoco mi madre> dijo Tobias. Su mirada de halcón era incluso más intensa de lo usual. <Perdón. No puedo lidiar con eso. Ok, le damos la habilidad de transformarse. Y ella probablemente pelearía si tiene. Pero después de todo lo que pasó… Es decir, ni siquiera recuerda a mi padre. O a mí.> -No es problema- Le aseguró Jake. -Entonces, los padres están fuera de la carrera.- -Tienen que ser chicos- dijo Marco pensativo. –Los adultos están demasiado atados a la realidad. Es muy difícil para ellos para suspender la incredulidad. Incluso cuando la nueva realidad los golpee en la cara.- <Bien.> Tobias. <Recuerda, tuvimos algo de aceptación por parte de los campistas hace un tiempo. Pensaban que éramos geniales. Ok, también creyeron que éramos extraterrestres, pero aun así.> -Si- dijo Jake. –Buscaremos otros chicos. Pero aún tenemos un problema. Porque tenemos que saber quién es un controlador y quien no. Cada día, cada hora, cuenta. Y no tenemos tiempo para vigilar a los reclutas por tres días antes de hacer un movimiento.- Dato: Los controladores tienen que regresas al estanque Yeerk cada tres días para alimentarse de rayos kandrona. Si no se enfrentaran a la hambruna. Una forma horrible de morir para cualquiera. Desafortunadamente, la única forma de estar completamente seguros que alguien no tiene un Yeerk acurrucado en alguna parte de sus cavidades craneales, es vigilarlos por tres días. Si no intentan ir a una fuente de rayos kandrona, sabes que están bien. <Tiene que haber otra forma> Desafió Tobias, Entonces excitado <¿Cuál es el tipo de persona que los Yeerks no tocan? ¿Quiénes podemos estar seguros que no es uno de ellos?> Me tomó un minuto. Entonces, lo supe. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 9:[/b] -Los Yeerks no infestan gente como tú mamá antes que de que pudiera transformarse- dije honestamente. –Los Yeerks no quieren un controlador ciego. No quieren un controlador discapacitado. Gente sorda, en silla de ruedas, con enfermedades serias.- -Tiene razón- dijo Rachel lentamente. –Nunca vi un controlador en silla de ruedas. Y apuesto que cualquier controlador humano que contrae cáncer o pierde un miembro es asesinado. En serio.- <Cientos, miles de personas> dijo Tobias. <Los Yeerks simplemente los tachan. Como un montón de humanos.> -Como un montón de extraterrestres- Añadió Marco, dedicándole una mirada a Ax. <Tiene sentido que los Yeerks no quieran reclutar a los permanentemente enfermos o heridos. Esa gente es defectuosa. Vecols. No serían útiles en batalla> Respondió Ax fríamente. -No todas las especies miden su valor individual dependiendo de las habilidades para pelear – dije. Ax asintió. <Entiendo. Pero los Yeerks no.> Marco se río. –Si un chico en silla de ruedas se transformase en un oso, podría pelear. Podría patear varios traseros.- Rachel frunció el ceño. –La cosa es, transformarte solo restaurara como eras cuando naciste, ¿verdad?, ¿Ax?- Ax asintió y Rachel continuó. – Uno de los niños con discapacidad podría perderse el plazo dos horas. Por ejemplo alguien con una sola pierna. Podría tener que destransformarse en medio de la batalla. Y estaría indefensa para salvarse. Para escapar.- -No mucho más indefenso que las tantas veces que estuvimos en ese tipo de situaciones- dijo Jake pensativo. Antes que pudiese parar, el aire pareció dejar mis pulmones. ¿Cómo podríamos vivir con nosotros mismos si uno de los nuevos e inexperimentados Animorphs se hiere gravemente en batalla? ¿O incluso si muere? Había algo mal con toda esta idea. -No haremos esto- Dije en voz baja, pero con convicción. <Fue tu idea> Apuntó Tobias gentilmente. -No- Protesté. –Solo estaba pensando en voz alta. No estaba sugiriendo que lo hagamos. No es lo correcto.- Jake aclaró su garganta. -Cassie, reclutar chicos discapacitados, o con capacidades diferentes, o como quieras decirle, podría ser nuestra única oportunidad de sobrevivir.- -Nuestra oportunidad de sobrevivir. ¿Que ha de ellos? ¿Vamos a usar chicos menos afortunados que nosotros para mantenernos vivos? ¿Porque somos tan importantes? ¿Porque somos más importantes que otros?- -No es lo que estamos diciendo, Cassie.- La voz de Jake fue baja pero firme. Los discapacitados también viven en este planeta. Cuando digo “nuestra” oportunidad de sobrevivir, estoy incluyendo todo humano en la tierra. Todo el mundo tiene una parte en esta lucha. ¿Porque no darle a otros chicos el poder de pelear?- No sabía que decir. Jake tenía razón. De repente, una revelación. Estaba pensando como mi madre. Ella tenía razón sobre las condiciones de las viviendas de emergencia que los Hork-Bajir habían construido. Sin embargo, no podía dejar de pensar que su trabajo era cuidar de los Hork-Bajir. No lo era. Su trabajo era solo ayudar a los Hork-Bajir para que puedan ayudarse a sí mismos. ¿Estaríamos haciendo lo mismo si le damos a chicos incapacitados el poder de transformarse? ¿Ayudarlos para que puedan ayudarse? ¿Armándolos para defender sus hogares, sus familias, el mundo? ¿O estaríamos cargándolos con una carga insoportable de miseria, culpa y dolor? – No es que vayamos a obligar a nadie a aceptar la tecnología – murmuró Rachel. –Sería la elección de cada chico.- Marco asintió. Como si se estuviese convenciendo a si mismo de que el plan era algo bueno. Lo correcto. -Díganles que está pasando- dijo. –Ofrézcanles una forma de pelear. De resistir. Si no quieren involucrarse, bien. De acuerdo, mas Animorphs significa más riesgo en la seguridad, pero en este punto, no estoy seguro que eso sea un gran problema.- -Esperen un minuto- dije. –Hay algo más. Miren que pasó con Loren. Ella quedó ciega por un accidente. Tobias le dio la habilidad de transformarse, y ahora no está ciega. Como dijeron Ax y Rachel, transformarse repara el ADN.- <Pero espera… eso no le devolvió la memoria> apuntó Tobias. <Aún tiene amnesia.> -Ese es mi punto- insistí. –No sabemos exactamente como funcionara la transformación en cada situación. En cada individuo.- <No hay nada incierto en la tecnología mórfica Andalita> Dijo Ax firmemente. -Quizás no para los Andalitas- argumenté. – Aunque sabemos de algunos Andalitas que son alérgicos a la tecnología. Recuerden a Mertil. Pero hay cierta incertidumbre con los seres humanos. Simplemente no lo sabemos. Nadie hizo estudios. Y nuestros doctores no saben todo lo que hay que saber sobre las enfermedades humanas.- -¿Conclusión?- preguntó Rachel. -Que a algunos de los chicos a los que les demos la tecnología mórfica podrían ser curados. ¿Y entonces qué? ¿A dónde irían? ¿Cómo puedes pedirle a alguien que puede caminar por primera vez en año que pretenda que no puede? ¿Qué se quede en un hospital? Es decir, los Yeerks notarían que alguien que solo podía andar en silla de ruedas de repente está corriendo maratones, la tapadera de esa persona dejaría de servir. Es cogida, infestada, y entrega a los demás. Eso o es forzada a desaparecer.- -Cassie tiene un punto, Jake- dijo Marco. –Desde un punto de vista práctico no necesitamos más Animorphs refugiados. Necesitamos soldados en los que podamos confiar que su tapadera durara el máximo tiempo posible. ¿Podemos confiar en que chicos que de repente estarán saludables abandonaran su nueva libertad por el bien de una misión que suena como una trama de Star Trek? Sólo digo que hay un problema importante de confianza aquí.- Jake asintió. -Ok. Esta idea no está pulida. Es riesgosa. Quizás incluso moralmente sospechosa.- me miró. –Si quieres piénsalo. Pero ya no creo que tengamos ese tipo de tiempo. Digo que lo hagamos. ¿Marco?- Marco vaciló y luego asintió. -¿Tobias? ¿Rachel?- -Cuenta conmigo.- <Y conmigo.> -¿Ax?- <Sí. También cuenta conmigo.> Jake sonrió. Por un minuto pareció el viejo Jake de nuevo. Lleno de energía y confianza. Eso debería haberme hecho feliz, pero no lo hizo. Porque no me gustaba lo que estábamos por hacer. Y porque era claro que en esta situación, a Jake no le importaba lo que yo pensase. Jake y yo somos más cercanos que solo amigos. Nos importa mucho el uno del otro. O al menos solía hacerlo. Ahora todo estaba cambiando. Todos estaban cambiando. Ya no sabía quién era quien. A veces, ni siquiera sabía que sentía. -Ax, Marco, métanse en internet- dijo Jake. –Encuentren una forma de llegar a posibles candidatos. Recuerden, tienen que ser chicos. Localicen una clínica. Un hospital de rehabilitación física. Lo que sea.- Jake miró a Rachel y Tobias. –Solo estén listos ustedes dos. Mantengan un ojo en los padres. Y no dejen que se enteren de nuestro plan. Apostaría a que enloquecerían.- – Estamos en ello, intrépido líder.- Marco El fuego de la determinación…de la posibilidad ardía en los ojos de Jake. –Empezaremos con un pequeño grupo de pruebas. Si funciona, nos expandiremos. Y si podemos expandirnos lo suficiente, tendremos a los Yeerks persiguiendo Animophs por todos lados.- Los demás se dispersaron, corriendo a cumplir órdenes. Finalmente, Jake me miró. Con algo del viejo Jake inspirado en su expresión. -¿Cassie? Estas con nosotros, ¿verdad?- Estaba enojada y herida. ¿Pero que podía hacer? Fui la que insistió en que siguiésemos a Jake. Mi Jake. ¿Cómo podía rehusarme ahora? [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 10:[/b] Marco tenía una pista. Un centro de rehabilitación para chicos en un pueblo no demasiado lejano. Decidimos que Marco, Jake y yo iríamos. Era demasiado peligroso para todos nosotros viajar juntos ahora que los Yeerks sabían quienes éramos. Y alguien necesitaba quedarse en el campamento en caso de un ataque sorpresa Yeerk, para velar por los padres en caso de que no volviésemos Viajamos en nuestras formas de aves de presa, juntos pero apartados. Jake como halcón peregrino. Marco y yo como águilas pescadoras. Ax había roto el cubo mórfico para que cada uno de nosotros pudiese cargar una pequeña pieza. Había un problema. Jake sugirió que no volásemos directamente al centro de rehabilitación. Que hiciésemos un desvío en caso de que estuviésemos siendo observados. Tenía sentido. Pero no podía entender porque Jake insistió en semejante y peligroso camino. Cuando Marco desafió la idea—-Estas bromeando ¿Verdad?—Jake reacciono con furia. -Estuviste de acuerdo con este plan. Así que lo haremos a mi manera. Fin de la historia.- Marco es el mejor amigo de Jake. También es muy listo. Sabe cómo elegir sus batallas. -Hey, lo siento, tienes razón. Tus deseos son mis órdenes.- Y luego me miró a mí y supe que estaría en un gran estado de alerta extra. Aterrizamos y nos destransformarmos en un callejón detrás de una tienda de bicicletas, a solo unas cuantas cuadras del centro de rehabilitación. Con el tiempo, habíamos aprendido a transformarnos con un poco más de ropa que los spandex ajustados. En este caso, algunas piezas de equipo ciclismo andrajosas venían perfectamente bien. Tres chicos en shorts de bicicletas, deambulando fuera de una tienda de bicicletas no significaba nada. Ok, todavía no habíamos aprendido a transformarnos con zapatillas pero… Al menos veinte bicicletas— bicicletas de montaña, bicicletas de carretera, e híbridos —estaban estacionadas contra un largo bastidor en la acera frente a la tienda. Algunas estaban sin candado. Los cascos colgados de los manillares de aproximadamente diez de las bicicletas. -Entonces, Jake. Déjame entender esto.- Marco. –Tomamos tres bicicletas y manejamos hacia el centro de rehabilitación.- Y entonces, como si intentara convencerse a sí mismo: -Ok. Nadie nos prestara atención. Todos montan bicicletas.- Jake asintió. –Nos esconderemos a plena vista.- -Volviendo a lo de las bicicletas- dije. –Por “tomar”, asumo que quieres decir “robar” – Marco puso los ojos en blanco. -Semántica. Prefiero usar las palabras “pedir prestado” Intentaremos devolver las bicicletas lo más pronto posible.- Jake miró hacia arriba y abajo de la calle. –Aquí es- dijo. No pude evitarlo. Protesté, de nuevo. -Jake…- Jake me lanzó una mirada. No fue una amigable. Me estremecí. Aparté la vista. -Nunca robé una bicicleta- Dijo Jake a Marco. -¿Alguna sugerencia?- Marco pretendió parecer herido. -¿Qué te hace pensar que se cómo robar una bicicleta? De todos modos, sugeriría, eh… solo tomar tres bicis que no estén aseguradas e irnos andando casualmente.- -¿Qué pasa si alguien sale de la tienda y nos ve?- Pregunté. -Haz un Lance Armstrong. Esfúmate. Manejando muy, muy rápido- Marco se adelantó y sacó una bicicleta de carretera roja del bastidor. Estábamos en el exterior. Vulnerables. Estuve en cientos de batallas horrible con una variedad alucinante de extraterrestres. Pero lo juro, mi corazón estaba latiendo mucho más rápido ahora que cuando estuve transformada, enfrentando batallones de monstruos intergalácticos. Justo cuando estaba pasando mi pierna por encima de la barra de un híbrido negro, lo escuché. -¡Andalitas! ¡Rebeldes!- ¡Tseeeew! ¡Tseeeew! Tres controladores humanos salieron de la tienda de bicicletas. Rayos Dragón chamuscando mis pelos. Por supuesto que los Yeerks tenían asegurado cada centímetro de todos los locales del pueblo. El de las bicicletas, los tres Starbucks, el enorme Barnes & Noble, los cuatro McDonald’s. Por supuesto que nos estaban esperando. ¿Por qué Jake insistió en este plan obviamente peligroso? ¿Por qué teníamos Marco y yo cargar con su necesidad de… que? ¿Peligro? ¿Adrenalina? Por un segundo pensé lo imposible. Que Jake realmente había perdido su habilidad de pensar claramente como un líder. Que por presionarlo tanto lo lleve al borde de la cordura. No es el momento para contemplaciones. -¡Vamos!- gritó. ¡Y fuimos! ¡Wham! ¡WhamWhamWham! Portazos de puertas de auto. Los controladores iban a seguirnos en auto. Iban a superarnos en segundos. -¡Salgan de la calle!- ordenó Jake. Saltó el borde de la acera. Metiéndose en un callejón demasiado estrecho para que un coche lo siga. Marco y yo lo seguimos, pedaleando furiosamente. El callejón era de unos seis metros de ancho. Pasamos a gran velocidad por tachos de basura desbordados, un gato dormido, un sofá abandonado. Pasamos sobre el concreto desmoronado, vidrios rotos, y una lata vacía de gasolina. Manejamos como locos hasta que el callejón llegó se quedó sin salida. ¿Ahora que? Slapslapslapslap! ¡Había pasos sonando en el pavimento detrás de nosotros! Los controladores humanos estaban a pie ahora. Acercándose. -Transfórmense- ordenó Jake. -¿Formas de batalla?- Marco dejó caer su bicicleta ruidosamente. -No.- Jake señaló con la cabeza hacía una de las varias puertas que dirigían al callejón de las tantas tiendas que había en la calle. -Cucarachas.- Esta vez, la transformación empezó casi antes de que tuviese la forma completa de la cucaracha en mi cabeza. WHOOSH! Me encogí en el suelo sucio. SCHLOOP! Una mini-Cassie. Suficientemente pequeña como para que un trozo de vidrio pareciese una roca. A la velocidad de una película adelantándose, el exoesqueleto de la cucaracha cubrió mi cuerpo. El cuerpo segmentado. Las antenas germinado y todas las otras partes desagradables que hacen a la cucaracha casi invencible. La transformación estaba terminada casi antes de que empezase. Alrededor mío, sentía la vibración del golpeteo de los pies de los controladores. Demasiado tarde. Nos deslizamos a través de una grita debajo de una puerta y desaparecimos. No destransformamos y supervisamos el área. El lugar era oscuro y polvoriento. Tenía la urgencia de estornudar. Voces y luz venían del cuarto adyacente. La puerta estaba apenas abierta. Jake hizo un gesto de silencio. Nos asomamos a la puerta abierta. Y vimos una mujer anciana sosteniendo una gran espada. -Ahora esto es muy popular – le dijo a un grupo de chicos de nuestra edad. Quizás algo mayores. –Los piratas están muy de moda hoy en día.- Me hice atrás, gire y me encontré cara-a-cara con una mujer pálida y largo cabello rojo. Casi grité, entonces me di cuenta. No era una persona. Era una peluca en una cabeza de espuma de poliestireno. Marco sacó un conejo obviamente falso de un sombrero de copa. Jake cogió una máscara de Spider-Man. Estábamos en el depósito de una tienda de disfraces. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 11:[/b] -Me siento estúpido.- -Te ves estúpido- confirmé. El traje de mago de Marco era extremadamente cursi. Un poliéster brillante de una sola pieza que se suponía lucía como un esmoquin. Se parecía mas al vestido de una mujer del espectáculo en Las Vegas, y se completaba con una voluminosa y brillante capa dorada. Yo misma lucía bastante estúpida, vestida como una adivina de una película clásica de serie B. -¡Sssh!- Las pulseras tenían que irse, me di cuenta de eso. Demasiado ruido. -Perdón- Susurré a Jake. Me quité la joyería barata y la puse sobre un estante. Marco gruñó. -¿Cómo es que él es el único que no luce como un completo idiota?- Era cierto. El único traje que Jake pudo encontrar que le quedase era de un poeta de 1950 o algo así. Cuello de tortuga negro, jeans negros, zapatos negros, una boina negra e incluso una barba falsa candado. -Un parche de barba, creo- Corrigió Marco. Me ofrecí para llevar el cubo mórfico re ensamblado en uno de los bolsillos interiores de mi camisa con muchas capas. Ideamos un plan. Como siempre, era riesgoso. Pero no teníamos demasiado de donde elegir: Podíamos volver al callejón como cucarachas y ser aplastados bajo los tacones de los controladores que noes estaban esperando. Podríamos volver al callejo como humanos y ser capturados. O, podríamos salir como una tormenta en nuestras formas de batallas, ser forzados a pelear y quizás nunca llegar al centro de rehabilitación. Nuestra misión estaba clara. Localizar más Animorphs potenciales. Llegar a casa vivos. Entonces salimos del depósito y nos encontramos con el grupo de unos quince niños diversamente disfrazados al salir de la tienda. Se llamaban a sí mismos los “juerguistas” Eran estudiantes de una escuela local imán de artes escénicas. Y estaban en camino para montar un show para los chicos del centro de rehabilitación. Era casi demasiado bueno para ser verdad. Marco hizo algunas observaciones sobre los chicos en mallas. Jake reacciono como el viejo Jake. Preocupado de que podría haber algunos Yeerks en el grupo. Una preocupación razonable, dados los eventos recientes. Los controladores parecían estar en todos lados. Pero Yeerks en una misión de reclutamiento no irían a un lugar donde están los humanos enfermos y discapacitados, al menos eso esperaba. El centro de rehabilitación compartía un gran complejo hospitalario. Conté dieciséis pisos sobre el suelo. Seguimos por detrás a la tropa de artistas. Derecho a través de la puerta principal, más allá de la enfermera en el mostrador de admisiones y los guardias recorriendo el vestíbulo. Nadie nos preguntó nada. Finalmente, llegamos Por último, llegamos a una sala en la parte trasera de la planta baja. La sala estaba llena de niños pequeños. El mayor tendría tal vez siete. Algunos estaban en sillas de rueda, otros con yesos, otros en camas de hospital. A pesar de ello, aún se podía sentir algo, esa risueña energía de los chicos. Los niños gritaron, rieron y aplaudieron cuando entramos. La tropa se puso en marcha directamente a una canción cursi sobre sol y flores, sonrisas y duchas. Hicieron una danza con una coreografía tan simple como la canción. Simple si se trataba de un gran bailarín en una escuela de artes escénicas. Marco me dio su mirada de pánico exagerado. -Quédense atrás- Susurré. -Escápense- Añadió Jake. -¡La luz del sol es buena todo el tiempo!- Cantaron los Juerguistas. Y mientras el grupo comenzaba a moverse paso a paso a paso a la izquierda, yo me movía paso a paso a paso a la derecha. Saliendo por la puerta y luego al pasillo. Unos pasos después, Marco y Jake se me unieron. Jake miró por donde había venido. -Nada bueno- Dijo. –Estos chicos son muy pequeños.- -Los mayores deben estar en otro piso- Dijo Marco. -Ok, vamos de piso en piso hasta que los encontremos. Sigan con el acto de entretenimiento.- Me reí. –Sí, eso será fácil.- Marco extendió ampliamente su capa dorada. –Más fácil de lo que piensan- Dijo. -Voilà!- Busco dentro y saco una paloma, una paloma viva. -¿De dónde sacaste eso? – siseo Jake. Marco sonrió. – Estaba en la acera. Algo está mal con su ala. Pero no parece sentir dolor. Imaginé que si reclutábamos a alguien hoy, necesitaría una forma que le permitiese salir de aquí sin llamar la atención- Gentilmente, Marco volvió a poner la paloma al fondo de su capa. La cara de Jake se congeló. Sabía que estaba pasando por su mente. Sabía que se estaba culpando a si mismo por no haber pensado en esa contingencia. Por el fiasco que paso fuera de la tienda de bicicletas. -¿Qué?- Marco puso mala cara. -¿Tienes algo mejor? ¿Tal vez un conejo peludo? – -Quizás deberíamos salir de aquí.- Dijo Jake firmemente –estoy teniendo un mal presentimiento sobre esto. Yo no… Intentaremos de nuevo mañana.- Una enfermera agobiada vino caminando hacia nosotros. Los zapatos rechinando en el suelo pulido. Ella sonrió y continuó. Claramente, un grupo de niños disfrazados no era su prioridad. Cuando hubo pasado, Marco frunció el ceño. – Jake, he estado aguantando hasta ahora. Pero voy a luchar contigo en esto. Después de lo ocurrido anteriormente, esta puede ser nuestra última oportunidad para llegar aquí y básicamente no anunciar nuestro plan a los yeerks. O hacer que el personal sospeche. Digo que lo intentemos, terminemos el trabajo. Ahora- Marco tenía razón. Recogí varias revistas de una mesa al lado de un sofá abultado. Las distribuí entre nosotros tres. –Aquí- Dije –Síganme- Llegamos a donde estaban los elevadores. Apreté el botón. Las puertas se abrieron con un ding! Y entramos. Un doctor nos miró por encima de un portapapeles dándonos una sonrisa divertida. Le sonreí de vuelta y por un momento me pregunte si estaba viendo a un Yeerk. Estuvimos en silencio hasta que la puerta se abrió en el tercer piso. El doctor dio un paso hacia delante y, antes de irse del elevador, habló. –Miren el quinto piso si tienen tiempo. Algunos de esos chicos son de su edad. Podrían usar algo de compañía.- -Ok- Dije, aun sonriendo. La puerta empezó a cerrarse y Marco apretó el botón del quinto piso. Jake puso su mano contra la puerta del elevador para evitar que se cerrase. –Tal vez nos está tendiendo una trampa- Tome la mano de Jake de la puerta y deje que se cerrase. –Tienes razón, Jake. Puede ser una trampa. Caminamos a ella anteriormente. Intentamos lidiar con esto y no sofocarnos ¿Ok? – -¿Estas siendo condescendiente?- Preguntó, incrédulo. -Sí, Jake, lo soy.- Marco apretó el botón nuevamente y sonrió Marco con tristeza. –Acepta mi consejo, Jake-meister. Te acostumbras después de un tiempo.- [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 12:[/b] La puerta se abrió en el quinto piso. En un extremo de la sala, justo antes de unas puertas dobles, había una especie de zona comunitaria. Muchos niños gravemente discapacitados estaban sentados en sillas de ruedas, mirando TV y jugando a las cartas. El resto de la sala estaba vacía. Aquellos que podían, miraron por encima para ver quienes estaban llegando. No había mucha excitación. Básicamente, el humor estaba bastante decaído. Pero los chicos tenían más o menos nuestra edad. Eso era algo. Nos miramos con incertidumbre el uno al otro. Entonces di un paso adelante y lleve a Marco y Jake al grupo que estaba al final del pasillo. -¡Hola!- Dije animada. -¿Alguien quiere una revista?- Un chico, casi completamente inmovilizado, presiono un dedo en el botón de su silla de ruedas eléctrica y se fue sin decir ni una palabra. Su rechazó no debería haber dolido, pero lo hizo. Dos chicas en silla de ruedas estaban jugando cartas en una mesa pequeña. -¿Dije algo malo?- Les pregunté. Una de las jugadoras de cartas, una chica pálida con pelo rubio corto, me dedico una mirada fría y levantó sus cejas con desdén. -No. El solo está asustado de que vayan a cantar.- La otra chica en la mesa se rio. Estaba usando una camiseta de los juegos olímpicos y jogging con el símbolo NIKE estampado en la pierna derecha. -Perdón- Dijo Marco. –Deje mi harmónica en casa. Pero puedo hacer trucos de magia. O algo así.- La chica pálida miró a marco firmemente. –Vi a David Copperfield en New York. Siegried y Roy en Las Vegas. Y Penn y Teller en Los Angeles. ¿Realmente crees que quiero ver tu acto?- Entonces devolvió su atención a las cartas. La chica en jogging sonrió. –Vamos- Dijo. –Puede que no sea un profesional, pero todos merecen una oportunidad.- -Sí, y algunas personas merecen ser disparadas.- espetó la chica fríamente. Estábamos llegando a ninguna parte con el enfoque de entretenimiento. Y estábamos llegando rápido. -Ok- Murmuró Marco. -¿Me recuerdan de Nuevo porque estamos aquí?- Entonces se volteó hacia un chico asiático que estaba esperando en su silla de ruedas junto a la chica rubia. -¿Qué hay de ti? ¿Puedo interesarte en algunos trucos de magia Cien-porciento-garantizados-que-fallaran por parte de un amateur?- Vi balancearse ligeramente la cabeza del chico cuando tuvo que dividir su atención entre el juego de cartas y la TV. Supuse que tenía parálisis cerebral. Ahora su rostro estaba desencajado y su cuerpo se puso rígido con un esfuerzo. -I…i…i…- La chica pálida calmada y pacientemente reacomodo su mano y esperó. Era doloroso presenciar el intento de hablar del chico. -Iii…iiii…iiiiii..- Jake y Marco parecían estar en pánico. Confundidos. Supuse, yo también lo estaba. ¿Que se supone que teníamos que hacer ahora? ¿Esperar que el chico termine? ¿Irnos? ¿Pretender que no nos dábamos cuenta que intentaba decir algo? Busqué ayuda en la chica rubia. Ella levanto sus cejas. Ok. Estaba claro que esperaba que termináramos lo que empezamos. El chico asiático dio un último suspiro tembloroso y expulsó una palabra. Sólo una, pero lo hizo triunfante. -¡IGUAL!- (n. del t: originalmente decía ditto, pero no tiene mucho significado) La chica pálida estallo en una risa. El chico rio. Ambos se deleitaban en su propia grosería. -Se supone que tenían que atenderlo hace una hora. Está sufriendo.- Me volví hacia el sonido de la voz. Era joven, pero maduro. Y enojado. Y pertenecía a otro chico en sillas de ruedas. Noté que tenía lindo cabello. Algo dorado y ondulado. -¿Cómo sabes que está sufriendo?- Preguntó un enfermero. -Son sus ojos. Si te tomas el tiempo para verlo, sus ojos te dirán un montón.- -James, sé que eres el compañero de habitación de Pedro, pero…- -No soy solo su compañero de habitación- El chico—James—espetó. –Soy su amigo. Y ya que él no puede hablar contigo, Yo lo estoy haciendo por él. Si ustedes no pueden tener su medicación aquí a tiempo, solo déjenlo en la mesa de noche. Yo se la daré a él.- La muchacha pálida retrocedió su silla de ruedas fuera de la mesa. -Volveré- les dijo a los otros dos. La seguimos hasta la mitad de la sala, sin ser invitados. -Mira- dijo el enfermero. –Estamos cortos de personal. Siento que Pedro tenga que esperar, pero no podemos dejar que le des su medicación. No estas autorizado.- -He estado aquí más tiempo que tú- replicó James. –He estado aquí más tiempo que nadie- añadió secamente. –Quiero pensar que eso me da algunos derechos.- El enfermero vaciló un segundo, luego asintió a regañadientes. -Ok. Ok. Ahora se la traigo.- Se alejó. La chica giró junto a James y le habló en voz baja. James miró a su alrededor y nos vio deambulando. -¿Bueno?- dijo enojado. -¿Quiénes son el show aquí? ¿Ustedes o nosotros?- [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 13:[/b] Marco movió su capa en un arco resplandeciente. -Nosotros-, dijo rápidamente. James y la chica le dedicaron una larga mirada fría. -Mi famoso encanto parece no funcionar en este lugar- Dijo Marco en voz baja. Entonces hubo un sonido en la habitación detrás de James. -Nos vemos- Dijo James. La chica rubia pálida asintió y giró de nuevo hacia nosotros. James se giró bruscamente y fue en su silla de ruedas a la habitación. Nuevamente, le seguimos. Un niño yacía en la cama cerca de la puerta. Su pelo oscuro estaba mal cortado, en lugares muy cerca de su cabeza. Sus ojos seguían de cerca a James. El resto de él estaba inmóvil. James se dirigió a un lado del chico. – El enfermero está viniendo con tu medicina, Pedro. No te preocupes. Estará aquí pronto. ¿Quieres escuchar algo de música?- Los ojos de Pedro se cerraron y abrieron. -¿Rock?- Pedro le miró fijamente, sin parpadear. -¿Música country?- Los ojos de Pedro parpadearon, las pestañas se agitaron. – Música country será- Dijo James, usando la silla para llegar a la radio. –Aunque no entiendo cómo puedes escuchar esta cosa, hombre.- le dijo. -¿Seguro que no puedo convencerte de escuchar algo de Blink 182? – Nos alejamos de la puerta. -¿Y ahora qué?- Susurró Jake. -¿Cómo vamos a llegar a estos chicos?- -No lo haremos- Dijo Marco. –Nos odian.- -Perdón por la recepción tan ruda.- Era la chica del jogging. –Soy Collette- -Hola. Soy Cassie, Él es Marco. Y él es Jake. Vinimos a entretenerlos pero, em… parece que estamos yendo por el camino incorrecto. – -Seh- Añadió Marco. –Los niños pequeños parecían felices de vernos ¿Qué pasa con la actitud aquí arriba?- Collete comenzó a dirigirse hacia el grupo. Nosotros caminamos detrás de ella. -Déjenme decirles algo- dijo. No había enojo o amargura en su voz. –Un niño discapacitado es como el gatito que se convierte en gato. Eres un gatito, todos quieren acariciarte y jugar contigo. Creces un poco, no eres más que una molestia. Algunas personas de aquí hace años que no están en sus hogares.- Señaló la habitación de James detrás de ella. –Además de todo lo que tienes que esperar de un asilo, él es demasiado grande para este lugar. Y ha estado aquí desde que era un niño pequeño. Fue atropellado por un conductor borracho cuando tenía cuatro. Su madre lo trajo para ser operado y nunca más vino por el.- -Ok.- Dijo Marco. –Él puede tener toda la actitud que quiera.- Jake aclaró su garganta. Había escuchado lo que Jake había escuchado. James, saliendo de su cuarto. Él se fue en su silla al otro lado del salón. -¿A dónde va?- Pregunté. – Hay otro salón más abajo en el pasillo. A través de esas puertas dobles. Es un buen lugar si quieres algo de privacidad. La puerta se cierra. James pasa mucho tiempo allí.- -¿Crees que podremos hablar con él?- Pregunté. -Pueden intentar- Respondió Collette. -James no es muy amigable. Pero es genial. Es quien se asegura de que tengamos lo que necesitamos. Es el hombre. Incluso enfermeras y doctores escuchan lo que tiene que decir.- -Un líder- Dijo Jake. -Seh, fue al bate por mí un par de veces. No es que necesite realmente mucha ayuda- Añadió Collete rápidamente- Tengo familia y eso.- -Entonces, ¿Cómo es que no nos estas tratando mal?- Preguntó Marco. Ella acarició los costados de la silla. –Esto es algo temporario para mí. Normalmente no estoy en silla. Tuve un accidente esquiando y este lugar tiene la mejor pediatría ortopédica. Vine por una cirugía en mis rodillas. ¿Alguno de ustedes esquía?- -Una vez- Respondió Marco –No me gusto. Muy frio y a las chicas no le gusta cuando te caes, aproximadamente, cada 3 segundos.- Collete puso una cara como si Marco estuviese loco. –Oh hermano. Te estás perdiendo el mejor deporte que hay. ¿Quizás estas más en el skate? Me gusta, pero es un poco aburrido para mí. Soy más de lo extremo, cosas de alto riesgo.- -¡Collette!- Al final del pasillo la chica pálida al final del pasillo hizo señas. -¿Quieres jugar cartas o no?- Collette puso sus manos en las ruedas. –Tengo que volver. Ella es Kelly. Tiene fibrosis quística. La hace tan débil a veces, apenas y puede mezclar cartas. Jugamos un montón cuando se siente fuerte. El otro chico es Timmy- Añadió. –Vuelvan antes de irse.- Collete le guiño un ojo a Marco. –Me gusta la compañía- -Si se hirió recientemente, es posible que sea un controlador- Dijo Jake mientras Collete se unía a Kelly. -Cierto- Respondió Marco con una sonrisa. –Pero no sé. Es demasiado linda. ¿Vieron eso? ¡Me guiñó un ojo!- -No te conectes- Dijo Jake con voz cansada. –La vida probablemente será mucho más corta de lo que crees que será- La sonrisa de Marco desapareció. -¿Sabes qué? ¿Jake? No tienes que recordármelo.- Por la mitad de un segundo, Jake parecía avergonzado. –Perdón- balbuceó. -Está bien, amigo. A todos nos llega.- -Vamos- Dijo Jake rápidamente. –Vamos a buscar a James- [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 14:[/b] La expresión de James nunca cambio. Ni una sola vez. Ni cuando Jake le contó que unos extraterrestres llamados Yeerks habían invadido el planeta. Ni cuando Jake le contó sobre haber encontrado la nave espacial estrellada. Ni cuando Jake le contó sobre Elfangor, los Andalitas y el cubo mórfico. Ni cuando Jake le contó sobre como Visser Uno, en aquel entonces Visser Tres, había matado a Elfangor y se lo había comido. Simplemente continuó mirando a Jake sin parpadear. Completamente inmóvil. Nada impresionado. Ni siquiera cambió su expresión cuando Jake le dijo que estábamos buscando algunos buenos Animorphs. Cuando Jake terminó, hubo un largo, largo silencio. Finalmente, James aparto su mirada de Jake a Marco. Luego a mí. Después suspiró pesadamente, aburrido y despectivo. -Estoy seguro que cuando hablaron sobre esto en la escuela, sonaba como una gran broma. Pero cuando vuelvan, pueden darles a sus amigos un mensaje de la “pandilla-de-niños-en-rehabilitación-pateticos-y-agradecidos-por-algo-de-atención” – -Pero…- Comencé. Me detuvo. Su voz era más que sarcástica. -Puedes decirles a tus pequeños amigos idiotas, que si, tenemos nuestros problemas. Pero al menos no tenemos que vestirnos como refugiados para lograr una broma de quinto grado a gente en silla de ruedas.- -¿Sabes que?- Dijo Jake con una risa amarga. –No necesito esto. Te estoy diciendo la verdad. Puedes creerme o no. Es tu funeral.- La cara de James se puso roja. Comenzó a ir fuera de la habitación pero Jake agarro su brazo. –¡Espera!- Marco y yo retrocedimos. Sorprendidos por la dureza de las palabras de Jake. James libero su brazo del agarre de Jake. –No me toques, hombre- Advirtió –Puede que este en silla de ruedas, pero puedo patear tu trasero si necesito.- Jake cogió James de nuevo. Con un movimiento rápido, James cogió el otro brazo de Jake, inclinó la silla para así poder capturar a Jake detrás del tobillo, y lo lanzó al suelo. -Umpff!- ¿Había usado la palabra indefenso al describir a chicos como James? James miró a Jake y arqueó una ceja. – No quieres saber lo que puede hacer Kelly contigo si la pones de malas.- Jake estaba tendido en el suelo, como un tipo al que le acaban de echar un cubo de agua fría. El comenzó a ponerse de pie. –Mira…- entonces se detuvo y sacudió la cabeza. –Hora de la demostración- Marco se cruzo de brazos. –Ve por ellos, amigo. No tenemos nada que perder.- Jake cerró sus ojos. Ver a Jake transformarse estando al lado de alguien que nunca había visto el proceso era casi como verlo por primera vez. Era horrible, feo, grotesco y fascinante, todo a la vez. Primero, la garganta de Jake sobresalía como si se hubiera tragado una naranja. Entera. Entonces gruesos tendones aparecieron en su cuello, anudados para luego estirarse, como si algo vivo estuviese atrapado en su garganta. Luego, en un movimiento rápido, su rostro humano fue remodelado en el de un poderoso felino. Los rasgos humanos parecían imaginarios. Miré a James. No parecía asustado. Sólo alarmado. Interesado. Retrocedió un poco con su silla. –Cálmate, hombre- masculló –Solo tómatelo con calma- Las piernas de Jake se acortaron y doblaron en un ángulo que parecía imposible. -Conseguiré un doctor.- James dio vuelta en su silla para en dirección a la puerta. -No!- Marco agarró las manijas de la silla de James y lo volteó para que viese a Jake. ¡POP ¡POP¡ Los ojos de Jake se hincharon y brillaron como canicas amarillas. Las cuencas sobresalieron y se aplanaron. El puente de su nariz y mejillas se mezclaron. Mechones de pelo anaranjado con negro aparecieron al azar, luego crecieron con más rapidez en un desenfoque de rayas. Dos segundos y medio después, la transformación estaba completa. Y ahí estábamos. Una gitana. Un mago. Un chico en silla de ruedas. Y un tigre. -Creo que tome la medicación equivocada- jadeó James. –Estoy viendo cosas. De hecho, ¿Por qué no van ustedes a buscar un doctor? Para mí.- La puerta se abrió y escuchamos un jadeo. -¡Sorprendente!- James se dio la vuelta. Collette estaba en la puerta, con la boca abierta. –Déjenme disculparme por parte de Kelly. No creo que ni siquiera Siegfried y Roy pudiesen pasar un tigre por recepción.- James parpadeo. -¿Tú también lo ves?- Collette no estaba escuchando. Ella se dirigió discretamente hacía Jake. -¿Esta totalmente domado? ¿Puedo acariciarlo? ¡Wow! Estoy ten impresionada. Iré por los otros.- -¡Espera!- James maniobró su silla para bloquear la salida. -¿Que?- <Si va afuera y la cuenta a la gente que hay un tigre en el piso, cualquier controlador-humano del staff sabrá enseguida que estamos aquí.> Collette se sobresaltó. -¿Quién dijo eso?- James apuntó a Jake. –Fue él- respondió débilmente. -¿Eres un ventrílocuo?- Preguntó Collete a Marco. Marco respiró hondo. – Será mejor que pasemos por esto una vez más.- [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 15:[/b] ¿Qué puedo decir? Algunas personas reprueban incredulidad con ningún problema en absoluto. Collette fue una de ellas. Primero, le explique sobre Jake. Que él era el tigre. Le explique sobre transformarse. Que era posible. Y que estábamos buscando más Animorphs. -¿Nosotros podemos hacer eso?- Jadeo Collette. -¿Puedo hacer esto?- Jake, de vuelta en su forma humana, asintió. -¿Estas bromeando? ¿Cómo aprendo? ¿Cuándo puedo empezar?- -Espera- Rugió James. –No escuchaste toda la historia. Esto no es solo un paseo por un juego de realidad virtual. Es sobre… Yo no puedo explicarlo.- Admitió. –Tú cuéntale- Entonces Jake le contó a Collette sobre los Yeerks. Los ojos de Collette se ensancharon. –Entonces, ¿Es peligroso? ¿Transformarse?- -Mucho- Confirmó Marco. –No es algo que hagamos por diversión. Bueno, la mayoría de las veces. Es un arma. Personalmente, odio la parte peligrosa- Confesó. –Pero tu estas en todo eso del comportamiento temerario, ¿verdad? Deportes extremos, salto bungee, pelear con cocodrilos.- Collette se veía avergonzada y no respondió. -¿Por qué nosotros?- Preguntó James abruptamente. –Hay cientos de chicos que firmarían por una misión como esta. Quizás millones. Chicos con fantasías de macho. Chicos con piernas sanas. Pulmones sanos. Chicos con algo que probar. Chicos que pueden correr y saltar. Chicos que no necesitan ayuda para ir al baño.- ¿Cómo haces para decirle a la gente que incluso los extraterrestres del espacio exterior los consideran “defectuosos”? -Porque los Yeerks son imbéciles- espeté. Jake y Marco sonrieron. Imbéciles. Un eufemismo. Pero cierto. -No quieren su cuerpo como huéspedes.- -¿Estás diciendo que somos inútiles?- La voz de James tenía un tono peligroso. Sus ojos azules se oscurecieron. -No para nosotros- Dijo Jake rápidamente. –Por eso estamos aquí- -¿Entonces que buscas de mí? ¿Específicamente?- preguntó. -Quiero que nos ayuden. Pareces ser el líder por aquí. Los otros chicos te escucharan antes a ti que a mí. Habla con alguno de ellos. Al menos tres o cuatro para empezar. James sacudió su cabeza. –No importa. No quiero la responsabilidad si alguien sale herido… o muere… por mí. Pueden pensar que nuestra vida no significa mucho para nosotros, porque no lo vale para otras personas. Pero nosotros si le damos importancia a nuestras vidas. Y a la de otros.- Sabía que James quería decir cada palabra. -Vamos, Collette.- James se preparó para irse, pero antes se dio vuelta para darnos la cara. –No se preocupen por nosotros hablando. No lo haré. Y si Collette lo hace, bueno… solo no se preocupen por eso.- -¿Ni siquiera hablaras con los otros?- Suplicó Marco. -No- James respondió rotundamente. -Mira- dije. –Comenzaste enojado. Pensaste que estábamos jugando con tu cabeza, molestándote porque estas en silla de ruedas. ¿Pero no lo ves? Es exactamente eso lo que estas haciéndole a los otros. A tus amigos.- -¿Qué?- espetó James. -Actuando como si fueran bebes- Dije. Era difícil creer que era yo quien hablaba. -O tontos. Como si no fuesen capaces de dar su consentimiento. Mira, James. –Me arrodille a su lado para mirar su cara. –Sé que toda esta historia de los Yeerks es difícil de creer, pero tienes que hacerlo. Tus amigos y tú están en riesgo. Tienen que tener algún medio para protegerse si los Yeerks se hacen más fuertes. Mira, pueden que no quieran infestarte. Pero si querrán matarte.- Las palabras salieron ininterrumpidamente. Pero por dentro, mi consciencia se estaba rebelando a cada silaba. Estaba intentando convencer a James de ser un recluta, de reclutar a otros para nuestra causa. Yo, la que estaba en contra de este plan desde un principio. Pero estar aquí, hablar con James, ver a esos chicos, me di cuenta, quizás por primera vez, que no estaban indefensos. Como nuestros padres. -¿Sabes qué?- Continué. –No tienes otra opción. Es la hora del deber. Te tocó a ti. Así que tienes que aportar algo. Lo que sea. La verdad es, te necesitamos. Tus amigos te necesitan.- Marco y Jake me miraron con las cejas levantadas. James se quedó en silencio. Por último, miró a Jake con los ojos entrecerrados. Jake le devolvió la mirada. Ninguno de los dos iba a mirar hacia otro lado. -Tengo dos condiciones- Dijo James lentamente. -¿Si?- -Primero. Yo elijo mi propio equipo. Puede que no aprueben algunas de las elecciones. Pero si es mi equipo yo elijo los miembros. Yo soy responsable por ellos.- Jake asintió. -Bien.- -Segundo. No importa que pase, quiero que Pedro adquiera una transformación. Una buena. Estuvo en esa cama toda su vida. Catorce años, aplastado en su espalda. Incluso si no salimos de esto con vida, quiero que Pedro tenga al menos dos horas de libertad.- Jake asintió. –Podemos hacer eso.- James le tendió la mano. Jake la sacudió. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 16:[/b] James reunió a Collette, Timmy y Kelly. Marco montaba guardia en la puerta de la pequeña sala de estar. Collette había reprobado incredulidad con bastante facilidad. Pero Timmy y Kelly eran unos acérrimos fanáticos de -muéstrame ahora- Primero, Jake les contó sobre los Yeerks. Collette y James confirmaron que se les dijo lo mismo. Timmy y Kelly todavía dudaban. Así que Jake, Marco y yo tuvimos que pasar por un largo repertorio de transformaciones para convencerlos que no era una especie de truco barato con humo y espejos. O proyecciones fantasmales. Una vez que nos creyeron, estaban excitados, muy excitados. -Esta es nuestra salida de aquí para siempre- Jadeo Kelly, agarrando la mano de Timmy. -No- Dijo Jake firmemente. –No importa que pase en la misión, ustedes vuelven aquí. Al centro de rehabilitación.- -Pero…- -Miren- Explicó Marco, -Si una enfermera, doctor o conserje es un controlador y descubre niños perdidos, sabrán que algo pasa. Y vendrán por ustedes. Y por nosotros.- -Nos quedaremos- Dijo James. -¡Será como una operación encubierta!- Dijo Collette. Jake aclaró su garganta. –Eso no es todo. Quedarse aquí puede ser más duro de lo que creen.- Hizo una pausa antes de seguir. –No sabemos cómo, o porque, o incluso si funciona siempre. Pero a veces, algunas veces, el proceso de transformación repara el ADN- -¿Qué estás diciendo?- Preguntó James. -Es posible que si alguno de ustedes no nació herido o discapacitado, se cure. –Les dije. –Si se curan, ¿Podrán seguir fingiendo que están discapacitados? ¿Al menos durante el tiempo que dure la guerra?- James, Collette, y Kelly se quedaron en silencio. Sus caras no revelaban nada de lo que pensaban. Pero Timmy fue incapaz de esconder sus emociones. -FFF…gnnn…Fff…gnnn…- -Si yo puedo…- Tradujo James. -Do…gd…SI.- -Él dijo “Si puedo hacer algún bien, entonces sí”- Timmy se balanceó hacia atrás y hacia adelante, confirmando la traducción de James. Jake se volteó hacia Collette. -¿Qué hay de ti? Tus heridas son resultado de un accidente reciente. Hay una muy buena posibilidad de que tu cuerpo se repare a través de la transformación.- Las manos de Collette se pusieron inquietas en su regazo. -Ummmm…Yo… Miren. No me herí exactamente esquiando.- Timmy le dedico una mirada a James y sonrió -Estuve mintiendo- dijo ella. Timmy dejó escapar una larga nota de hilaridad. El rostro de Collette bajó un poco. -¿Ustedes sabían?- -Todos saben que eres parapléjica desde que naciste.- Dijo James calmadamente. –Está en tu expediente.- -¿Por qué no dijeron nada?- Lloró Collette. Kelly sonrió. –Está bien, Collette.- -Como que disfrutamos las historias exageradas- Respondió James. –Supongo que todos tenemos vidas de fantasía. Pero tú tienes un gran estilo- -¿Por qué mentiste?- Le pregunté. Los ojos oscuros de Collette se llenaron de lágrimas. -Para ignorar la realidad- Respondió simplemente. –Mi madre murió dos años atrás. Después de eso, viví con mi hermano y su esposa. Pero ellos fueron transferidos al extranjero. Están en el ejército. Se suponía que estaría aquí hasta que se asentaran y mandasen por mí. Pero entonces, escribieron y dijeron que no había un lugar libre de obstáculos donde estaban apostados. Sería muy difícil para mí vivir con ellos. Así que supongo que tendré que vivir aquí hasta que vuelvan. Podrían ser años.- Marco se inclinó y apretó el hombro de Collette. –Está bien- dijo gentilmente. –Se lo que es tener que estirar la verdad de vez en cuando.- -¿Aun quieren que este en el equipo?- Preguntó con suavidad. -¿Incluso si soy una mentirosa?- Jake empezó a responder, entonces miró a James. James dio Jake una breve inclinación de cabeza. -Yep- Respondió Jake. Sonreí. -Collette, nunca más tendrás que inventar historias. La verdad va a ser mucho más extraña que cualquier ficción. Créeme.- Marco sonrió. –Genial. Ahora que tenemos todo listo… ¡voila!- Metió la mano en la capa y sacó una paloma. Después del show que James y sus amigos acababan de presenciar, no parecieron sorprenderse mucho por el truco. Especialmente cuando la paloma defecó en la mano de Marco. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21/b]

[b]Capítulo 17:[/b] La paloma le daría a todos una forma de transito discreta. Como nuestras formas de gaviota. Con cuidado les explicamos el trance al adquirir una forma y como se siente el proceso de transformación. Esperamos a que oscureciera. Entonces Jake se convirtió en halcón. Marco y yo en águilas pescadoras. Y los nuevos Animorphs se transformaron en palomas. Tres pájaros de presa encaramados en el techo del centro de rehabilitación observando el más salvaje, raro, y feliz rodeo de palomas nunca visto. Porque al minuto que James y los demás tuvieron alas. Habían cambiado. ¿Y el habla telepática? Para Timmy, Fue el milagro mas grande. < Paragolpes, cochecillo de bebé de goma. Paragolpes, cochecillo de bebé de goma. Paragolpes, cochecillo de bebé de goma> Canturreó. <Esto es increíblemente fabuloso. Felicidad fortuita.> Timmy se reía de sus propios excesos aliterados. <¿Quieren saber que es un infierno en la tierra?> Preguntó. <¿Que?> <Tener mucho vocabulario, Conocimiento enciclopédico sobre música, teatro… y un impedimento del habla.> Collette aterrizó en el alquitrán a mi lado. <Volar es la cosa mas maravillas que jamás, jamás hice alguna vez. ¡No puedo creer que esto esté pasando! > <¿No te preocupó la transformación?> Pregunté. <¿No te dio algo de asco?> <¿Estas bromeando? Después de una punción lumbar o dos, ¡Transformarse es como si nada! Es como, ¡Tan fácil como comer yogurt de un tubo!> <¿Sabes?> notó Marco <Si fuésemos realmente aves de presa, uno de nosotros intentaría comerse a uno de ustedes.> Collette rió salvajemente y despegó. <¡Eres tan asqueroso!> <¿Ven?> Dijo Marco. <Les dije que gusta de mi.> <Esto es increíble> gritó Kelly. <Es la primera vez que puedo realmente respirar sin sentirme enferma.> <Ok> Llamó Jake. <Es hora de volver. Recuerden, la idea es no llamar la atención, actuar como palomas de verdad..> <!Todos!> Dijo James. <Cálmense.> Y lo hicieron. Escucharon a James sin dudar. Entonces Jake nos formo en una escuadrilla—Seguros bajo una noche sin luna— Y volamos a Los Jardines. <Esperen hasta que les de la señal para aterrizar.> Dijo Jake. Hizo un sobrevuelo rápido y luego nos dio la señal de que todo estaba despejado. <Destransformense> les dijo a todos. A Marco y a mi, añado por telepatía privada <Mírenlos, es el momento.> ¿Quiénes se curarían? Apuré mi propia destransformación. Sentí mi cara humana salir a través de la cabeza del ave. Pasando de estrecha a ancha y ancha, entonces simplemente se desvaneció en mi boca en un triangulo que picaba. El cuerpo de águila pescadora se tambaleo mientras que mis delgadas y esbeltas piernas de ave se convertían en piernas humanas. Sin centro de gravedad, apenas y pude mantener el balance mientras el resto de mi cuerpo humano emergía. Nuestros nuevos reclutas no tuvieron tanta suerte. Timmy estaba tirado en el pasto. En una especia de posición fetal mientras las ultimas plumas grises desaparecían. Collette sostenía la parte superior de su cuerpo con sus brazos. Se quedó mirando sus piernas, intentando inútilmente moverlas. Kelly intento pararse, pero fue derribada por una fuerte tos. Timmy la alcanzó y gentil pero vergonzosamente la dio unas palmadas en la espalda con una mano paralítica. Les miré y me sentí triste y enferma. Estaban indefensos sin las transformaciones, sin sillas de ruedas y otros soportes. Incluso más indefensos de lo que había imaginado. ¿Se estaban preocupando por lo mismo? ¿Arrepintiéndose de la decisión que tomaron de unírsenos? No. Algo había capturado su atención. De pie sobre el grupo, firme y fuerte, estaba James. Era más alto que Jake. También más musculoso. Miro a su equipo que estaba abajo, y luego a Jake. Caminó en un círculo primero, como si estuviese probando sus piernas. Piernas que no habían crecido apropiadamente desde el accidente hacía tantos años. Piernas que hacía una hora estaban atrofiadas por el desuso. Pero de repente eran largas y musculosas. -Que suerte tienes- Susurró Kelly. James sonrió con ironía. -Si.- -¿Vas a aprender a andar en patineta?- Preguntó Collette. -W…w…w…wiiiuuuu…- -¿Si me voy a quedar?- Preguntó James. Timmy asintió, su cara estaba tensa, como si esperase que James dijese que no. Que ahora que podía dejar los confines del centro de rehabilitación, iba a romper su promesa y escapar de allí. James se puso en cuclillas para estar cara a cara con los demás. -Me quedare. Somos un equipo. ¿Cierto?- Miró a Jake. Sus ojos brillaban con algunas lágrimas. -¿Ahora que?- [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21/b]

[b]Capítulo 18:[/b] Fue una noche larga. Jake, Marco, James, y yo cargamos a Kelly, Timmy y Collette, uno a uno, dentro de las celdas de algunos animales salvajes bastantes malhumorados. Como lo hicimos sin que nadie saliese herido, nunca lo sabre. Como lo hicimos sin ser vistos por un guardia o Yeerk, nunca voy a entenderlo. El hecho era que al intentar semejante movimiento es suficiente para demostrarles lo desesperados que estábamos. ¿La otra cosa? ¿La otra cosa que realmente nos sorprendió? Los nuevos chicos controlaron su forma casi inmediatamente. Es decir, no hubo retraso para nada. Pudieron controlar los instintos del animal rápidamente, James y los otros lo tenían bajo control. Sin furias repentinas o pánico. Pensé sobre eso. Finalmente supuse que James y los otros habían pasado años, si no es que toda su vida, sobreviviendo al dejar que la mente conquiste la materia. Sus cuerpos podían ser débiles, pero su voluntad era más grande que la nuestra. El nuevo equipo estaba de vuelta en el centro de rehabilitación esa noche. A través de la ventana y debajo de las sabanas antes de que alguien se diese cuenta que se fueron. Confiamos en ellos y nos sentimos orgullosos. La noche siguiente, después de que las luces se apagaran en el centro de rehabilitación, nos reunimos nuevamente en el comedor privado. La forma gorila de Marco vigilaba mientras Jake les explicaba al nuevo grupo de reclutas potenciales, elegidos por James, que el chico que quien cubría la puerta no era un chico en un disfraz de gorila, si no que era de verdad. Y sobre los Yeerks En otras tres noches consecutivas, algunos de nosotros hicieron una ruta directa al centro de rehabilitación para repetir el proceso. La vigilancia continuaba sin detectar actividad Yeerk. Por lo que sabíamos, nuestro plan no había sido descubierto. Al final de la quinta noche, Jake, Ax y yo volamos de vuelta al campamento donde Marco, Rachel y Tobías estaban esperando. Todavía faltaban horas para que amaneciera. -Eso hace 17 nuevos reclutas- Dijo Jake emocionado. –Con nosotros seis, eso hace veintitrés Animorphs.- <Sumando a los Chee y a una posible resistencia Yeerk> Añadió Ax. <Y los Hork-Bajir de Toby.> Dijo Tobías. El humor era bastante. No era euforia, pero era mucho mejor de lo que teníamos en un tiempo. Incluso así, tenía sentimientos mezclados. Preguntándome si tendría la oportunidad de conocer a los nuevos miembros del equipo tanto como llegue a conocer, y preocuparme, por mis amigos. Me pregunté si eso importaba. Ya me sentía responsable por ellos. Como una madre. O al menos una hermana mayor. También me pregunté. ¿Funcionaran tan bien los Animorphs siendo veintitrés como cuando éramos seis? Con james ahora como el líder de la mayoría de los miembros, ¿Seguiría estando Jake a cargo? Tantas preguntas. Muchas eran sobre las grandes ramificaciones de que habíamos hecho. Si, seguro, le dijo a James y los otros sobre el increíble peligro que tendrían que enfrentar como guerreros. Ellos se anotaron a pesar de nuestras advertencias. <Cuando la mayoría de estos nuevos Animorphs vuelven a su forma, son físicamente indefensos. ¿Verdad?> Preguntó Ax. -Si- Respondió Jake, su voz sonaba a la defensiva. -Excepto por James y otros dos. Pero al menos sabemos que no son controladores.- <Aun así debo apuntar que eso no significa que sean útiles en batalla.> Contrarrestó Ax. <Tendrán que ser puestos a prueba. Si estos reclutas no tienen entrenamiento, ni experiencia con el mundo del deporte físico o combate, entonces no nos serán de gran uso.> -Mira Ax- Interrumpió Marco. –Ya tuvimos esta conversación antes. Esta es la tierra. La gente es importante en uno u otro aspecto. Los humanos les damos importancia a los demás. Sea o no discapacitado.- Ax parpadeó. <Si esta gente es importante, ¿Entonces porque la mantienen apartada? ¿Sin ser vista? Es una inconsistencia bastante inquietante> Punto para Ax por poner el dedo en la llaga. Por supuesto, podría haber dicho que la cultura Andalita tenía sus propios conceptos y vanidades. Podría haber mencionado a Mertil de nuevo. Pero no estaba interesada en una discusión. Solo quería ir a dormir y despertar descubriendo que todo eso había sido una pesadilla. Ax asintió con seriedad. <Jake es el líder. El es mi príncipe. Confiaré en su juicio.> -Gracias, Ax, – dijo Jake en voz baja. -Eso significa mucho. – [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21/b]

[b]Capítulo 19:[/b] Ax le pasó a Jake una impresión. <He localizado otro centro.> Marco miro la impresión sobre el hombre de Jake. –Una escuela para ciegos. No es lejos. Si vamos ahora, podríamos tener cuatro o cinco reclutas antes de que acabe el día.- Jake asintió Por primera vez me di cuenta de las líneas alrededor de la boca. Y eso que había perdido peso. -Vamos. Todo el equipo esta vez, ahora que tenemos refuerzos. Rachel, ve como águila y carga el cubo mórfico. Tobias, tenemos reclutas que necesitan adquirir tu forma de halcón. Al menos, claro, que Marco encuentre una gaviota en el camino.- Antes de que nos fuésemos Jake decidió que era tiempo de decirle a Toby sobre nuestras recientes misiones de reclutar. Su reacción fue difícil de leer. Tuve un fuerte presentimiento de que, como yo, Toby no estaba emocionada con nuestros métodos. Pero eso, también como yo, depositó públicamente su confianza en Jake como líder. Y si ella era algo, era leal. -Ten cuidado, Jake- dijo. –Pondré más guardias y esperare por su retorno.- De repente, un murmullo de hojas. Mi padre había aparecido desde las sombras. –No podía dormir, así que me levante a tomar algo de aire.- Dijo. –Y no pude evitar oír su conversación.- Su rostro estaba demacrado y ojeroso a la luz del alba. Parecía haber envejecido 10 años en las últimas veinticuatro horas. Papá me miró por un largo tiempo. No puedo soportar la idea de describir la expresión de su rostro. Me estaba mirado como si yo fuese el enemigo. Como si de repente entendiese que el mal no existe solo en el mundo, no solo en el patio trasero, si no en su propia hija. Su propia carne y sangre. -Por favor díganme que interprete mal- Dijo. –Por favor díganme que no están convenciendo niños discapacitados para participar en esta pesadilla.- Jake habló. –No tenemos opción.- -Siempre hay una opción.- Dijo mi padre con enojo. –Jake, creía que sabías eso. ¿Dónde está el chico que solía conocer? El chico que tenía tan claro que estaba bien y que estaba mal.- Yo me pregunté lo mismo. Jake ya no era Jake. Sus ojos estaban endurecidos. Quizás también su corazón. Y no me gustaba como lucía su cara ahora. Era el mismo aspecto que tenía Rachel cuando estaba determinada a ganar sin importar el costo. Era la mirada que tenía Tobias cuando estaba cerca de un ratón. -Esperaremos por ti por allá- Me dijo Jake. Él no le respondió a mi padre. Solo se llevó a Toby y los demás lejos. Incluso la espalda de Jake lucía diferente. Más recta. Inflexible. Jake, el Jake que conocía, se había ido. Y no sabía cómo hacer para recuperarlo. Sin embargo, sentía que tenía que defenderlo. -Papá- dije. –No tengo tiempo para discutir ética contigo. No tengo tiempo para convencerte que a veces, tienes que hacer algo “incomodo” para que las cosas terminen bien. Esto es la guerra. Cada minuto cuenta. Estamos peleando para salvar la raza humana.- -¿La raza humana?- Repitió mi padre. –Ok, respóndeme esto, Cassie. ¿Lo que estás haciendo con estos chicos discapacitados es humano?- Mi padre sonaba como yo Como mi antiguo yo. Pero ya no era esa persona ingenua. No tenía respuesta. Me voltee y me fue. Comenzando a transformarme en águila pescadora -¡Cassie!- gritó. -¡Cassie! ¡Espera!- Pero no esperé. Terminé la transformación y volé. Los otros estaban en los árboles. Rachel en forma de águila calva. Jake como halcón peregrino. Ax era un aguilucho. Marco, un águila pescadora, como yo. Y Tobias un halcón de cola roja En la luz del día, seis aves de presa jamás viajarían juntas. Podría atraer la atención. Pero mientras era de noche sería difícil que nos observen. Y esa eran nuestras formas de transito más fuertes. Escuché como los otros tomaban vuelto, dejé las ramas y me introduje en el cielo. Nuestro destino, la escuela para niños ciegos. A solo unos kilómetros del centro de rehabilitación. Pero a mí me pareció un largo, largo viaje. Cada kilómetro parecía diez. Cada minuto parecía ser una hora. El pequeño corazón de mi águila pescadora latió rápidamente. ¿Qué sucedería si no podíamos volver? ¿Qué sucedería si los Yeerks encontraban el campamento mientras no estábamos? ¿Qué pasaría si nunca tenía oportunidad de ver o hablar con mi papá de nuevo? ¿Podría vivir sin verlo de nuevo, recordando como dejamos las cosas? Giré bruscamente y me dirigí de nuevo hacia el campamento. Detrás de mí, estaba el pesado batir de alas de halcón. Jake. <!Cassie! ¿A dónde vas?> <De vuelta al campamento> Respondí. <¿Qué?> <Estoy volviendo. No puedo ir con ustedes. Tengo que hablar con mi padre.> <No puedes permitirte el lujo de entrar en pánico. Ninguno de nosotros puede> Dijo Jake severamente. <No lo entiendes…> <¡Hey! Tú eres la que dijo que yo estaba a cargo. ¿Por qué estas discutiendo conmigo ahora?> Las aves no lloran. Así que no lo hice. Pero fue solamente porque no podía Era miserable. Solo quería protegerlos. Proteger a mis padres. Proteger a mis amigos. Proteger al nuevo equipo. ¿Era así como se sentía Jake todo el tiempo? Probablemente. Sí. ¿Cómo lo soportó? No era de extrañar que él quisiera salir. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21/b]

[b]Capítulo 20:[/b] Fue fácil infiltrarse en la escuela para ciegos. Durante una vigilancia de quince minutos, localizamos el piso de las habitaciones. A través del sistema de ventilación como insectos, nos destransformamos en el sótano y subimos las escaleras hasta el cuarto piso. Una vez en el pasillo, nos detuvimos. -¿Soy el único que cree que será difícil convencer a niños que ni siquiera pueden vernos?- Susurró Marco. -Pensé sobre ello- Respondió Rachel. –Supuse que Jake tenía un plan- <Siento que debo repetir mi opinión al respecto en este asunto.> Dijo Ax. <Quizás los vecols invidentes no sean la mejor elección para nuestro nuevo equipo de guerreros.> -Escucha, Ax…- -¡Shhh!- Dijo Jake duramente. Todos los ojos se voltearon para mirarlo. Esperando que nos dijese que hacer. -¿Bueno?- Dijo Marco. -¿Cuál es el plan?- -Pensaré en algo- Dijo Jake Irritado. Empujó la puerta de la primera habitación y entró. Aproximadamente veinte chicos, de casi nuestra edad, estaban durmiendo en camas alineadas a ambos lados de la pared. La luz de una lámpara de la calle brillaba suavemente en la ventana, era un tanto misterioso y hermoso. -¿Quién esta ahí? Preguntó una voz amablemente. Al final de la habitación una chica estaba sentada en la cama. Con pelo colorado largo hasta los hombros. Rachel fue de puntillas por el pasillo y se arrodilló junto a la chica. –Mi nombre es Rachel- Susurró. –Ahm, siento despertarte. Pero necesitamos tu ayuda.- -¿Qué?- La chica sonaba sorprendida pero no alarmada. Era un buen comienzo. -No te asustes- Dijo Rachel. –Somos seis, Mis amigos y yo- -¿Qué quieren?- Jake se unió a Rachel que estaba junto a la cama de la chica y comenzó a hablar suavemente. Ax mantenía guardia frente a la puerta, con su cola lista. Tobías estaba en un estante sobre la ventana. Marco se encontraba quieto en su formad e gorila. Todo parecía estar bien. Y entonces sentí la incómoda sensación de que nos estaban viendo. Lo comprobé. Todos los chicos menos la chica pelirroja estaban dormidos. Cubre camas azules estándar se levantaron y cayeron con la suave respiración de los chicos dormidos. Tranquilos. Jake y Rachel seguían hablando con la chica. Ax, Marco y Tobias no parecían tener problema alguno. Pero aun así… quizás estábamos perdiéndonos de algo. Me transforme en un búho cornudo. Tienen una excelente visión nocturna. De repente, cada pequeño detalle en la habitación fue visible. Los mosquitos pululando alrededor de la opaca luz de la lámpara de la calle se reflejaban en la ventana. Nubes de polvo brillante. Una salamandra funcionando a lo largo de un zócalo. Nada sospechoso. Nadie escondido, esperando. Una inhalación brusca. Jake, transformándose en tigre mientras la chica pelirroja tenía la mano sobre su cabeza. Rachel sostenía ahora su mano. Había un leve aspecto de somnolencia en su cara. Y entonces pasó de nuevo. Mi instinto me estaba gritando. Algo iba mal. Algo iba muy mal. Me destransforme. Para volver a transformarme en mosca. Fue entonces cuando lo vi. Un pequeño, pequeño punto de luz infrarroja. ¡Una cámara estaba vigilando la habitación! <¡La habitación esta siendo vigilada!> Grité. ¡Demasiado tarde! La puerta se abrió de golpe. Diez controladores Hork-Bajir banda azul entraron. Abrumado, Ax no tuvo tiempo de reaccionar. Los rayos dragón apuntaban a Tobias y Marco. ¡Caos! Los chicos se sentaron en su cama. Algunos gritaban. Otros hacían preguntas. -¿Qué esta pasando? ¿Quién esta ahí? ¿Qué sucede? – -Nada de que preocuparse.- Dijo una voz humana. –Solo unos bromistas.- El Hork-Bajir se hizo a un lado. Dejando entrar a Tom. Tom. El hermano de Jake. Un controlador humano. Tom caminó por el pasillo. Hacia Jake, ya convertido completamente en humano. -Algunos chicos malos irrumpieron para jugar una broma práctica- Dijo Tom sonriente. –Pero no es divertido así que vamos a tener que llevarlos con nosotros ahora mismo.- Tom agarró el brazo de Jake. Jake siseo una orden a Rachel. Ella retrocedió, su cara era la furia misma. Jake no se resistió. Tampoco lo hicieron Marco, Tobias o Ax. No podían hacerlo, no con todos esos chicos inocentes en la habitación. Tom abrió su otra mano, con la palma hacia arriba. –Dámelo- Jake no se movió. Tom tiró del brazo de Jake. Haciendo que este mas cerca. -Dámelo. Ahora.- Lentamente, sin apartar la mirada de los ojos de Tom, Jake busco en su bolsillo y retiró el cubo mórfico. Colocándolo en la mano de Tom. Tom cerró sus dedos alrededor del cubo. Sonriendo. -Ok- dijo. –Vámonos todos calladamente.- Dos controladores Hork-Bajir se quedaron parados como centinelas. Los otros ocho hicieron marchar a Jake y los demás al salón.> <Estoy siguiendo a Jake> Dije. Sabiendo que podría oírme pero no responderme. <¿Cassie?> Preguntó Marco. <Si llega la hora, busca a James.> Cuando estuvimos en el vestíbulo, Tom cerró la puerta detrás de nosotros. Entonces volteó hacia Jake y le dio un puñetazo en la cara. -¡El hermano de mi propio huésped!- Jake se tambaleó y un Hork-Bajir lo sostuvo. Manteniéndolo de pie. Tom atacó de nuevo. -¿Tienes idea de lo que me haz hecho? Todo este tiempo buscándote A TI. Buscando Andalitas. ¡Y eras tú! Justo en mi propia casa. Bajando el pasillo. ¡Pude haberte matado un millón de veces! Visser Uno casi me hace morir de hambre por mi estupidez.- La cara de Rachel estaba roja de furia. Frustrada. Los ojos antena de Ax estaban en blanco. Su cola estaba sostenida por un Hork-Bajir sonriente. Marco estaba quieto, un rayo dragón le estaba apuntando al cráneo. Tobias estaba apresado bajo el brazo de un Hork-Bajir. Era la peor situación en la que habíamos estado. Aun así Jake no decía nada. Su cara era indescifrable. -Llévenselos al garaje, al muelle de carga- Ordenó Tom a los controladores Hork-Bajir –Si la chica intenta transformarse o escapar, mátenla. Hagan que el gorrilla y el pájaro se destransformen. Mantengan al Andalita bajo vigilancia extra. El será un anfitrión especial. E informen a Visser Uno que tenemos a los rebeldes. Y al cubo.- Tom volteó de vuelta hacia Jake. –Los padres de mi huésped- dijo fríamente, -Fueron dados como anfitriones a controladores de bajo nivel. Así podremos matarlos sin arrepentimiento alguno si es necesario hacerlo. Así que si alguno de ustedes siquiera piensa en causar algún problema…- [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducció,n de Kikyo21/b]

[b]Capítulo 21:[/b] Cuando se fueron, me moví de mi lugar encima de la puerta. Tenía que llegar a una ventana, salir, ¡Destransformarme! Con la zigzagueante percepción de arriba y abajo de la mosca, pude llegar una ventana del pasillo. Deslizándome por una pequeña abertura, abajo hacia el suelo. Volví a mi forma humana y me transforme en búho cubierta por un árbol en tiempo record. ¡Arriba, arriba, arriba! Volé al centro de rehabilitación. Intentando desesperadamente en no pensar en que le estaría pasando a Jake. Sabiendo que si no deteníamos a Tom antes de que deje la escuela tendríamos que infiltrarnos en el estanque Yeerk. James, el nuevo equipo y yo. Y eso era algo que realmente quería evitar. No había tiempo para preocuparse en ser sutil. Entré por la ventana abierta de James. Aterrizando pesadamente al pie de su cama. <James, te necesitamos. ¡Ahora!> James hizo a un lado sus sabanas y saltó de la cama. Los ojos de lechuza vieron a Pedro sorprendido con lo que estaba sucediendo. James se inclinó sobre su amigo. –Te explicare más tarde- Susurró. –Te prometo que volveré- Entonces se sentó en su silla de ruedas. Salté a su falda y colocó una manta sobre mí. Rodamos hacia el vestíbulo. Metiéndonos en una y otra habitación. Momentos después, los nuevos Animorphs estaban reunidos en la habitación de Timmy. Los diecisiete de ellos. Me bajé de la falda de James y volví a mi forma humana. Timmy se irguió hasta quedar sentado. -Sss…s…- -Si- James Afirmó James con una sonrisa. Inspeccionó al grupo de chicos que había elegido para unirse a la lucha. –Es pronto. Pero sabíamos que las cosas eran realmente serias.- James hizo señas a un chico llamado Craig y a una chica llamada Érica. Como James, fueron curados tras el proceso de transformación. Como James, pretendían aun necesitar cuidado. Como lo hacían, no lo sé. Craig y Érica eran, de hecho, eran los tenientes de James. -Todos cambien a su forma de transito- Les dijo James. –Seguiremos a Cassie a la escuela- Brevemente les di instrucciones. Indicándoles a todos que debíamos reunirnos en la parte boscosa del área que rodeaba el edificio. Justo fuera de la larga puerta de metal que había en el muelle de carga. Por un momento, los nuevos Animorphs se congelaron. Cada uno de ellos. Entonces, con el coraje de James, Craig y Erika, estallaron de emoción. Y me encontré a mí misma en una habitación con una gran variedad de animales. No todas de ellas pájaros. Había un babuino, una morsa y un erizo. <¡NO!> gritó James. <No pude evitarlo> gimió Kelly. <Al minuto que pensé en la morsa, era una.> -Tienes que concentrarte- Dije. –Recuerdas que estas intentando hacer. Mantén tu mente en la transformación.- <¡Ok! Intentemos todo de nuevo> urgió James. <Palomas. ¿Ok? Piensen en plumas.> Esta vez, lo hicieron. En un minuto era una chica entre un montón extraño de palomas y halcones de cola roja. No pude evitarlo. Me sentía orgullosa. Me transformé de nuevo en lechuza. Liderando el camino a la escuela para ciegos. Recordando a todos de estar atentos, que actuasen como pájaros. A más o menos medio kilómetro de nuestro destino, divise una larga limosina negra con escolta policial. <James, posiblemente ese es Visser Uno. ¡Rápido!> Dieciocho Animorphs aterrizaron en el área boscosa cerca del muelle de carga. Visser Uno estaba a solo unos minutos. <¿Ahora qué?> Preguntó James. <Ahora viene la parte difícil.> ¿Cómo podía mentir? ¿Cómo podía decirles que todo saldría bien, cuando no lo iba a estar? <¡Escuchen todos!> Grité. <Detrás de la puerta hay controladores Hork-Bajir. Van a darles un susto de muerte. También van a tener armas. Pero pueden pelear con ellos. Tienen que pelear con ellos y así podrán ganar.> <¡Pero no sabemos cómo pelear!> Dijo una chica del equipo de Érica. Una chica llamada Jessie. <Se supone que debemos usar, como, ¿Armas?> preguntó un chico llamado Liam. Del equipo de Craig. <Estoy bastante en contra de las armas.> Entonces Timmy habló. <James, nunca tuve una pelea en mi vida. ¿A quién va a derribar un chico en silla de ruedas?> <Tiene un punto. Todos lo tienen> Dijo Érica. <No sabemos nada sobre tácticas. No estamos acostumbrados a pensar en ganar a otras personas. A hacer estrategias.> Mi corazón empezó a hundirse. ¡Esto no va a funcionar! Y Jake estaba esperándonos, esperándome. -¡Todos, solo escuchen!- James se había destransformado. Fue una buena idea de su parte. Su cuerpo recuperado irradiaba confianza y fuerza. –Sí, ustedes saben pelear- Dijo furiosamente. –Ustedes saben ganar. Gente como nosotros pelea cada minuto de cada día.- <¡Eso es diferente!> argumentó Kelly. <Es lo que hacemos para sobrevivir. Tu sabes que es así.> -¡Ok!- Admitió James. –Pero incluso si nuestras vidas diarias no tratan sobre patear el trasero de los chicos malos, nuestras vidas de Animorphs si lo hacen. Miren, hicimos una promesa. El lugar es aquí y el tiempo es ahora. Listos o no, vamos a hacer esto. ¡Todos, destransformense!- Un pequeño milagro. Los nuevos Animorphs superaron su renuencia, su miedo. Y comenzaron a destransformarse. El pequeño cráneo de pájaro de Kelly se expandió. Pequeños ojos de ave eran ahora ojos humanos. Y tan pronto como su pecho humano emergió, comenzó a toser. Las piernas humanas de Timmy salieron de su torso, despegándolo del suelo. Pero eran demasiado débiles para soportar su, ahora, cuerpo humano completo. Con un grito de alarma se tumbó en el suelo. Escuché como su cabeza hacía contacto con una roca. Collette se había destransformado con relativa poca dificultad. Ahora ella se encontraba arrastrándose por el suelo hacia Timmy. Su frente estaba sangrando. Mi propia destransformación había ido sin problemas. Pero al mirar a los nuevos reclutas, las puntas de mis dedos se habían entumecido. Estos valientes chicos físicamente discapacitados estaban a punto de ir a batalla. No iban a lograrlo. James se acercó a Timmy, examinó su frente. –Estarás bien- Dijo. Timmy asintió. Levantó su mano temblorosa para sentir la herida por sí mismo. El gestó fue directo a mi corazón. No quería que estos chicos saliesen heridos. ¿Por qué no escuché a mi papa? ¿Cómo pudimos hacer algo tan irresponsable? ¡Tan estúpido! Tan cruel. Nosotros, los Animorphs, éramos tan malos como los Yeerks. ¡Éramos peores que los Yeerks! Agarré el brazo de James. –Está bien. Podemos manejarnos sin ti. Transfórmate en ave y llévate a todos de aquí. ¡Vuelen lejos tan rápido como puedan! – -No, Cassie.- James me miró. Gentilmente tomó mi mano que sostenía su brazo. -No podrán lograrlo, James. No pueden- James sonrió y se hizo a un lado. –Míranos.- Luego le dijo a los otros. –Formas de batalla. Ahora.- Kelly. Rayas de color negro oscuro aparecieron alrededor de su cara. Su nariz de aplanó, se tornó larga y rosa. Dos cuernos brotaron de su cabeza. En cuestión de segundos era un toro resoplando. Collette. Sus brazos se acortaron. Las piernas se retrajeron y doblaron. Su hocico se estiró. Piel verde oscura apareció en el puente de su nariz, alargándose por todo el cuerpo. Ella era un cocodrilo. Los hombros de Timmy se encorvaron, redondeándose. Su frente se encogió, la mandíbula se retrajo. El cuerpo se volvió pulcro y musculoso. Piel de color canela corto brotó de la nariz a la cola. Dientes afilados brotaron de sus encías superiores. Él era un gato montés. Alrededor mío, guerreros. Un gorila, la forma favorita de Marco. Otro elefante. Para lastima de los celos de Rachel, un osos grizzli que fue elegido por un chico llamado Julio. Serpiente de cascabel, rinoceronte, lobo, pantera, águila real. La forma de batalla de James fue irónica. Cuando el eligió un león macho, no tenía idea de que David, el Animorph fallido, había elegido el mismo. Jake no era supersticioso. Ignorando lo que aquello podía significar, ya que no significaba nada. Excepto –Buena elección, James- Ahora, mirando la melena dorada emerger del propio cabello dorado de James, la forma parecía apropiada. <Vamos dentro, Cassie> Dijo. <Contigo o sin ti. ¿Vas a ayudarnos?> Asentí, cerré mis ojos, y me convertí en lobo. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducción de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 22:[/b] Una rampa de hormigón conducía directamente hacia el muelle de carga y la amplia puerta de garaje de metal. Nos reunimos en la base de la rampa. James, en su forma de león, dirigía a todo el equipo. <Ok. Vamos a hacer esto. Y ya no estamos discapacitados. No necesitamos ayuda de la gente para abrir puertas. Kelly, derríbala y vamos hacer rock and roll.> Kelly retrocedió, bufó y golpeó el suelo con su pata. Y entonces cargo contra la rampa, con los cascos tronando. Cuando su gigantesco cráneo choco con la puerta de metal, esta se arrugo. ¡WHAM! Ella retrocedió. Dejó a Judy, en su forma de elefante, correr contra la puerta de nuevo. Esta vez cedió. Y ahí estaban. Tom, su ejército de Hork-Bajir, y los Animorphs. Jake estaba vivo. La sangre corría por su frente, pero estaba vivo. <!Vamos, Vamos, Vamos!> Gritó James. Kelly se cargó a tres Hork-Bajires que estaban lado a lado. ¡BLAM! Los derribó como si fuesen pinos de bolos. ¡Tseeeew! ¡Tseeeew! Otros tres Hork-Bajir se desplegaron, disparando rayos dragón. Collette salió disparado hacia adelante con la velocidad inesperada del cocodrilo. Su gruesa cola musculosa atacó los tobillos de los Hork-Bajir. Uno cayó justo sobre su trasero. Otro gruñó e hizo un corte con su cuchilla a lo largo de la espalda del cocodrilo. No muy profundo para hacer daño serio. Pero Collette fue nuestra primera herida. <¡No te preocupes, Collette!> Grité. <¡Se curará cuando te destransformes!> Collette abrió y cerró sus mandíbulas para luego volver a la lucha. <¿¡Quién quiere pelear con este gran bebe verde!?.> Quizás los deportes extremos sí eran lo suyo. Tom levantó su brazo. Apuntando un arma directo a Timmy. <¡Cuidado!> Ordenó James. <¡Lo tengo!> Y con una gracia increíble, Timmy uso las fuertes patas del gato montés debajo de él y saltó. -¡Ooof!- Tom fue derribado al suelo. El gato montés estaba sobre su pecho. Sujetando la muñeca de Tom hasta que soltó el arma. Apartada hacía las sombras con la pata de Timmy. Y entonces el cubo mórfico se soltó del bolsillo de la remera de Tom. James se lanzó hacia delante y agarró el cubo mórfico entre los dientes. -¡Deténganlo!- Chilló Tom. Se forzó a ponerse de pie, pero Timmy seguía sobre su pecho. Jake y los otros se habían escondido detrás de la pared y se transformaron. Ax se liberó de su capto, que ahora tenía un brazo menos. Tobías había vuelto a transformarse en un halcón de cola roja. También, justo a tiempo. Me di la vuelta. A través del vació que dejo la puerta destruida vi una larga limosina negra detenerse. Las puertas se abrieron. Visser Uno emergió en su forma humana. E inmediatamente se destransformó a Andalita. Un camión de mudanzas se detuvo detrás de la limusina. Y otro. Las puertas del primer camión se abrieron y otro batallón de Hork-Bajir emergió de este. Las puertas del segundo camión se abrieron mostrando una turba de Taxxonitas. No había duda de que ansiaban sangre fresca. Visser Uno se subió a la rampa. Timmy se introdujo en las sombras, dejando a Tom en el suelo. <¿Dónde está el cubo mórfico?> Demandó Visser Uno. Sin saludos. Sin formalidades o preliminares La boca de Tom se movió nerviosamente. Lentamente se puso de pie, con sus ojos mirando a Visser. –Está aquí. EN algún lugar. El león lo tiene y…- <¡Así que!> gruñó el Visser. <Me fallaste de nuevo. Esta es la última vez. Si los bandidos no te matan, yo mismo lo haré.> -¡Lo tuve Tuve el cubo mórfico- Lloró Tom. -¡Estaba en mi mano!- <¡Entonces tu falla es aún menos perdonable!> Escupió Visser Uno. <¡James!> Él se reunió con nosotros. <El cubo está bien> dijo. <Alguien necesita tenerlo> espetó Jake. <No debe estar fuera de nuestra vista. Movámonos.> Lentamente nuestro equipo formó una línea. Grizzli. Gorila. Tigre. Andalita. Halcón. Lobo. Luego el equipo de James. León. Cocodrilo. Gato Montes. Toro. Luego el equipo de Craig y el de Érica. Lentamente captamos la atención del Visser. Quizás, imaginé, la mirada que tiene el miedo en aquella enigmática cara Andalita suya. Quizás no. Pero por primera vez desde que empezó la guerra, lucía como una pelea justa. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducción de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 23:[/b] El trabajo en equipo parecía ser fácil para los nuevos Animorphs. Eso era algo bueno. -¡Rrrrooooooow!- Timmy saltó a la cabeza de un Hork-Bajir. Collette masticó su pierna. -¡Gaaallaaafff!- El Hork-Bajir tropezó hacia atrás, con las espadas moviéndose en el aire. Timmy y Collette se apresuraron al próximo objetivo. Dejando el cuerpo sangrante del Hork-Bajir intentar defenderse de los hambrientos Taxxonitas. -¡Hhhhrrrooowwwrrr!- ¡James! El alucinante rugido del león retumbó en el garaje, como si fuese a explotar las paredes. James derribó a un Taxxonita con su gran pata. Las tripas comenzaron a brotar de las heridas que provocaron las garras. Entonces el volteó y salto sobre un Hork-Bajir, hundiendo sus dientes en el cuello hasta que quedase quieto. Sofocado. Su garganta estaba abierta. Kelly ayudaba a Marco a limpiar el camino de Taxxonitas. Los cuernos golpeaban sus blandos cuerpos, derramando sus interiores por el suelo. Al pasar empujaban los restos fuera de nuestro camino. <¡Sí!> Exclamó Rachel. <Pateen traseros, amigos. ¡Esta es nuestra oportunidad!> Lentamente, pero con seguridad, James guió a su equipo dentro del garaje. Seguido de cerca por el equipo de Craig y Erica. Acuchillando, aplastando, mordiendo. Atravesando Taxxonitas, esquivando cuchillas Hork-Bajir, patinando en charcos de sangre. <¡Basura Andalita!> Visser Uno retorció su cola sobre su cabeza, amenazando a Ax. <Harás un huésped ideal para algún Yeerk que lo valga. Eso es, si sobrevives los próximos minutos.> ¡Fwap! Ax Fácilmente evadió el golpe. <Estás perdiendo el toque, Visser.> Se burló Ax. Jake se volteó y unió a Ax. <¡Así que! ¡Se necesita dos basuras rebeldes para pelear conmigo!> <Que te vanaglories es estúpido> Retrucó Ax. <Trajiste cambiones llenos de tropas para pelear con solo algunos de nosotros.> De nuevo, Visser Uno movió su cola hacia la garganta de Ax. Fallo por unas pulgadas. Jake juntó sus piernas detrás de él y saltó. Aterrizando brevemente sobre la espalda de Visser Uno. Clavando sus garras para luego colocarse lejos. Visser Uno maldijo y dio vueltas. Tropezó y se recuperó. <Es mi imaginación> Dijo, intentando sonar desconcertado. <¿O hay más rebeldes que la última vez?> <Hay varios de nosotros> Mintió Jake. <Siempre los hubo.> <Dime cuantos son y te dejare vivir.> Dijo Visser Uno, con los cuatro ojos alerta. <Libera a los parientes rehenes de Tom y nosotros te dejaremos vivir a TI> Contrarrestó Jake. <Tu arrogancia es divertida. Por supuesto sé que el tigre es el hermano de Tom. Déjame decirte algo, humano, lamentaras tu arrogancia. La lamentaras.> Y entonces Visser Uno comenzó a transformarse. Tenía que avisarles a los demás. La batalla estaba a punto de ponerse aún más fea. Retrocedí. ¡Tseeeeew! ¡Tseeeeew! Rayos Dragón de todas las direcciones. Gritos, llantos, quejidos. Sangre saltando… <¡Todos! ¡Recuerden salir y destransformarse si son heridos!> Grité. ¡Tseeeeew! ¡Tseeeeew! Tenía que encontrar a James. Me pare en las patas traseras del lobo. Fue entonces cuando vi a Tom. Sobre una pila de planchas de madera acomodadas contra la pared. ¡Apuntando con un Rayo Dragón! ¡Tseeew! Un disparo le dio a Kelly en el hombro. Dejo escapar un gruñido de rabia y volteó su gran cabeza de toro para ver quien le había disparado. <¡Kelly, no!> ¡Demasiado tarde! ¡Un Taxxonita la derribó por uno de sus costados! Sus piernas se doblaron y ella cayó. El Taxxonita hundió los dientes como agujas en la carne del toro. <¡Estoy yendo, Kelly!> Grité. Un Hork-Bajir extendió una de sus cuchillas, intentando cortar mi pecho. Para detenerme. Salté sobre la cuchilla como si fuese una barra. El Taxxonita estaba aún sobre Kelly, con la saliva salpicando sobre su carne. Succionando la sangre oscura del toro. ¡Marco! ¡Chocando su cuerpo de gorila contra el cuerpo del Taxxonita! Haciendo que derribase al Hork-Bajir que intentaba detenerme. Quedando empalado en una de las cuchillas del Hork-Bajir. <Aguanta, Kelly> Rogó Marco. <Estoy… Estoy sangrando> Susurró. No era necesario. La herida causada por el Rayo Dragón era peor de lo que había pensado. Y el Taxxonita había abierto una gran área en su carne. Kelly estaba perdiendo sangre y fuerzas rápidamente. <¿Puedes ponerte de pie?> Pregunté. -¡Grraaaath!- Un Hork-Bajir, viniendo hacia nosotros, con las cuchillas listas. <Yo me encargo de este.> Marco rugió. El Hork-Bajir patinó hasta detenerse, confundido. <¡Levántate, Kelly!> Con un gruñido de esfuerzo, Kelly logró ponerse de pie. <No puedo.> Y cayó pesadamente. Estaba herida. Necesitaba destransformarse. O moriría. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducción de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 24:[/b] Visser Uno era ahora una especie de calamar gigante. Un cuerpo obeso cubierto de brillante escamas negras. Ojos rojos crudos sobresalían de su carne oscura. Veinte enormes, tentáculos cubiertos de espinas se retorcían y movían en el aire como látigos. Le di un codazo al cuerpo tendido de Kelly. Estaba viva, apenas. Y la única cosa que mantenía atrás a los Taxxonitas era Marco. ¡WHAP! Un tentáculo del tamaño de un árbol se hizo camino a la batalla. Rachel también. ¡Embistiendo! Jake se le unió. -¡Tsseeeer!- De otra dirección… ¡Tobias! -¡Aaaaah!- Tom se agarró la cara. La sangre se deslizaba por sus dedos. Cayó de rodillas. ¡Swaaaap! ¡El visser! Un tentáculo con púas golpeó el hombro de Rachel. Con un rugido de furia cayó de rodillas al suelo. ¡Swaaaap! Otro tentáculo, ¡Enredando el cuello de Jake como si fuese un lazo! Como una cuerda de espinas. <¡James!> Grité. <¡El visser tiene a Jake!> Jake plantó sus patas a lo ancho. Sacudió la cabeza a la derecha y luego a la izquierda. Tratando desesperadamente de aflojar el agarre del visser. Lentamente, inevitablemente, el fue arrastrado mas cerca hacia Visser. Lentamente, inevitablemente, la batalla entera se movió al interior, hacia Visser Uno y su prisionero. Taxxonitas y Hork-Bajir se lanzaron hacia delante. Algunos continuaron luchando contra los Animorphs. Otros formaron un ring de espectadores, ansiosos de ver como el líder de los bandidos era finalmente vencido. Ninguna nos prestaba atención a nosotros. Era tiempo de sacar a Kelly de allí. <¡Kelly! ¿Puedes escucharme?> <Lo siento> jadeó. <¿Por que?> Dije. <Pero tienes que destransformarte.> <¡No! Moriré. Van a matarme.> <Te estas muriendo ahora> Dije. <Destransformate y luego vuelve a transformarte.> <¡No puedo! Si me ven… sabrán quien soy. Averiguaran todo. Y todos estarán en peligro.> <No pienses sobre eso> Grité. <Cuando estén de espaldas. Marco y yo te cargaremos fuera.> Sus ojos estaban cerrados. No respondía. <¡Kelly! ¿Puedes oírme?> No hubo respuesta. El lobo ansiaba levantar su cabeza y dejar escapar un largo aullido, con el corazón roto de la angustia. Entonces: <¡Cassie!> Susurró Marco. <Lo esta haciendo. Se esta destransformando.> Era cierto. El toro comenzó a encoger. Como si fuese un toro hecho de cartón que fue dejado en la lluvia. Sus músculos se escondieron y arrugaron. Colapsándose hasta lo que pareció una manta mojada de periódico manchado, cubriendo un pequeño y frágil cuerpo. Momentos después, Kelly yacía en el suelo completamente destransformada, jadeando por aire. <¡Buen trabajo!> Dijo Marco, levantándola fácilmente en sus brazos. Corrió con Kelly, lejos del garaje. Fuera en la seguridad de la oscuridad y sombras. <Volveré> gritó. El resto de nosotros podríamos no llegar afuera. Si no lo hacíamos los Yeerks ganarían el planeta, alguien en algún lugar necesitaba saber la verdad. Que unos chicos ordinarios y muy extraordinarios intentaron detener esta locura. Gritos y vítores guturales. Voltee. Visser Uno estaba provocando a Jake. Enrollando el tentáculo para atraerlo hacía si. Azotándolo en el aire. Golpeándolo en el suelo. La cabeza y el cuello del tigre eran un desastre sangriento. Jake no sobreviviría mucho más a la tortura. Uno a uno, los Animorphs se apretujaron. Corriendo al gran cuerpo negro. Atacando de a poco. Pero todas las veces eran noqueados por un tentáculo salvaje. James. Rachel. Timmy. Ax. -¡Tsseeer!- ¡Tobias! Yendo hacia la cara distorsionada de Visser Uno. Con las garras preparadas apuntando a los rebosantes ojos rojos. <¡No!> La larga lengua espinosa del monstruo brotó como otro látigo. Golpeando a Tobias. Enviándolo al otro lado de la habitación. ¡Tobias se golpeo con una pared de metal! Cayendo al suelo en un montón de plumas desarregladas. <¡Tobias!> Corrí hacia su cuerpo inerte. Recogiéndolo incómodamente con mi boca. Estaba vivo. Podía sentir su corazón latiendo contra mis dientes y labios. Una vez que estuviésemos fuera de vista, se destransformaría y volvería a transformar, recuperándose. Tenía que volver a entrar. Tenía que pelear hasta el final. Sin importar que, tenía que pelear con Jake. Deje a Tobias en el suelo tan pronto como estuvimos fuera de vista. El ya estaba destransformandose. <Vuelve al campamento> Le dije, con mi voz quebrada. <Diles a todos que estén listos para evacuar> [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducción de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 25:[/b] Jake estaba en el suelo, apoyado en su espalda, el tentáculo del Visser estaba enrollado firmemente en su garganta. <¿Dónde esta el cubo mórfico?> Rugió el Visser. No hubo respuesta. Visser Uno apretó más su agarre. Un pequeño, lastimoso sonido emergió de la garganta de Jake. La traquea del tigre estaba siendo aplastada. Rachel arremetió contra el. James rugió. Visser Uno usó sus tentáculos apartándolos. <¿Dónde esta el cubo mórfico?> Demandó Visser Uno. Jake estaba muriendo frente a mis ojos. Y entonces en ese momento… -ARGHHGHGHGH!- Visser Uno dejó escapar un furioso aullido de dolor. El tentáculo que tenía prisionero a Jake había sido pulcramente cortado. Jake se puso de pie. Lentamente se sacudió para retirar un trozo de carne fresca alrededor de su cuello. Visser Uno movía un muñón sangrante en el aire. La multitud de Hork-Bajir se miraba entre si nerviosamente. ¿Quién había hecho eso? Solo podía significar una cosa. ¡La resistencia Yeerk no estaba acabada! En algún lugar, entre las filas de Controladores Hork-Bajir, había un compañero que luchaba por nosotros. Y había salvado a Jake. Antes de que los Hork-Bajir pudiesen intentar atacar al traidor que se encontraba entre ellos, se desató el caos. Los Taxxonitas, incapaces de resistir su apetito, se acercaron a Visser Uno y su muñón sangrante. Los controladores Hork-Bajir leales intentaron apartarlos. Protegiendo a Visser Uno, para que de esa forma pudiese destransformarse a salvo. Y mientras los Taxxonitas, Hork-Bajir, y Visser Uno estaban ocupados, Jake dio la orden de irnos. <¡Todos! ¡Fuera!> James repitió la orden. Y los Animorphs comenzaron a adentrarse en la noche. Íbamos a vivir. Pero… <¡Jake!> Grité en privado. <¡El cubo mórfico! Yo…> Me detuve en seco. Porque de pie se encontraba Tom, inestable, con rayones y sangre en su cara. Agarrando la caja azul. Y un rayo dragón. Sus ojos eran salvajes, precipitándose a Visser Uno. Me imagine lo que Tom estaba pensando. Quien tuviese el cubo mórfico, tenía en futuro del planeta en sus manos. ¿Por qué tendría que entregárselo a Visser Uno? Tom comenzó a correr. Lo seguí hasta el borde de la rampa. Vi un par de ojos brillando en la oscuridad detrás de mí. Un cuerpo agazapado, negro y naranja. ¡Jake! Vio como Tom tambaleó. Luego fue hacia el. Sus patas eran increíblemente silenciosas. De nuevo, los seguí. Dentro de los bosques susurrantes. Más allá de la vista de la escuela. Apenas podía ver a Jake, silencioso, como una bestia sanguinaria. Aun así, Tom debió sentir algo. Porque de repente miró sobre su hombro, volteando. Y disparó. ¡El rayo dragón chamuscó el hombro de Jake! Pero siguió moviéndose adelante. Hacia Tom. -¡Aléjate!- Gritó Tom. –Lo digo en serio, ¡Te matare!- Jake dio otro paso hacia delante. ¡Tsseeeew! Tom Disparó de nuevo. El disparo dio en la pierna trasera de Jake. Cayó pesadamente. Tom se echó a correr. Seguro de que Jake no podría seguirlo. Pero Jake levanto los 300 kilos del cuerpo del tigre y fue hacia su hermano. Sumergido en las sobras. En el lugar mas oscuro que Jake jamás había estado. El lugar donde mataría a su hermano. O dejaría que el lo matase. De repente, recordé la cara de mi padre. Su voz. -¿Lo que hacen es humanitario?- No importaba como terminara todo entre Jake y Tom, iba a perder a Jake. Porque si Jake mataba a Tom, jamás sería el mismo. Cruzaría cual fuese la línea que lo separaba a ellos de nosotros. Y estaba bastante segura de que no podría volver a cruzarla. Corrí hacia la oscuridad. Siguiendo el rastro de la sangre de Jake. Tom se estrellaba con los árboles del bosque delante de mí. Suave, con movimientos sordos, lo seguía Jake. Acechando a su hermano. Preparado para matarlo. ¿Por qué? Por un cubo mórfico. Por… No valía la pena. De repente, supe la verdad. Llegué al claro donde los dos se encontraban de pie. Tom estaba sin aliento. Tambaleándose. Jake estaba solo a un metro o dos de él. Tom se dio la vuelta. Levanto su brazo. Preparó su arma. -Te mataré, Jake,- Dijo, su voz sonaba furiosa. –Lo haré.- Jake gruñó. Agazapándose. Preparado para saltar. Fue entonces cuando me acerqué y cerré mis mandíbulas sobre la pierna sana de Jake. Reprimiéndolo. Jake rugió. Volteó hacia mí. Golpeando mi cabeza con su pata. El golpe me hizo caer. Había rastros de cortes profundos en un costado. Pero valió la pena. El dolor, todo. Hice lo que tenía que hacer. Hice el sacrificio. Tom desapareció dentro de la noche. Jake y yo yacíamos allí, con dolor y cansancio. No teníamos nada que mostrar en esta pelea. Excepto que conseguimos vivir otro día. Y que mañana, Jake podrá ver su reflejo en el espejo. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducción de Kikyo21[/b]

[b]Capítulo 26:[/b] El nuevo equipo logró llegar de manera segura al centro de rehabilitación y meterse en la cama sin que se diesen cuenta. Todos, incluyendo a Kelly. James reportó que todo estaba bien. Nadie quería salir. Nadie amenazó con hablar. Si Jake pensó que estaba perdiendo su olfato para el liderazgo, estaba equivocado. James fue una buena elección. Si caíamos, aun había un equipo para la raza humana. La chica ciega pelirroja que había sido observada por cámara hablando con Jake y Rachel había escapado. Antes de que los Yeerks pudiesen ir por ella, ella simplemente salió caminando fuera del complejo con la forma de Rachel. ¿Y nosotros? ¿Los seis originales? ¿Seguíamos siendo un equipo? No lo sabía. Hacía doce horas que habíamos vuelta y Jake seguía sin hablarme. Ni siquiera me miraba. Nadie más que nosotros dos sabía lo que pasó. Solo sabían que Tom había logrado escapar con el cubo mórfico. Que Jake estaba devastado. Y también sabían que algo muy malo pasaba conmigo y Jake. Pero no sabían porque. Finalmente decidí sacar el tema con Jake. Jake me miró fijo, sus ojos estaban fríos y endurecidos. -¿Y bien?- -Deja de tratarme como si fuese el enemigo- Dije. Jake se volteó y comenzó a irse. Troté a su lado y lo agarré de su manga. Tiró de ella, fuera de mi alcance y me miró. Su cara estaba blanca de furia. Sus labios temblorosos -¿Cómo pudiste hacerlo?- Gritó, su voz se quebraba -¿Por qué?- Me ahogué. –¡Estaba intentando protegerte!- -¿Protegerme?- Sus cejas se levantaron en asombro. -¿Cómo?- -Estabas herido. El podría haberte matado.- -¿Entonces porque no fuiste detrás de el? Demandó Jake. –No estabas herida. Con los árboles para esconderte y la velocidad del lobo, ¡Podrías haberlo derribado! No podía explicarme. Porque ni yo misma me entendía. Todo lo que sabía era que dejar que Tom se llevase el cubo mórfico era lo correcto. Y algo me decía que fue la mejor decisión. [b]©199_ K.A. Applegate 2014 de la traducción de Kikyo21[/b]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s