#54 El principio Capítulo 13

CAPÍTULO 13
Jake

Me desperté mientras estaba cayendo.

-“Aaaahhhh!”

No fue una caída larga, pero estaba en el agua, en las olas, en las olas de color gris oscuro cubierto con espuma.

Golpeé boca abajo y me hundí unos diez pies.

Tenía agua salada en la boca, en la garganta. Estaba helado. Frío brutal, frío impactante.

No estaba adormecido, estaba despierto, pero desorientado.

¿Cómo subo a la superficie?

Luz de sol. Fría y lejana, muy lejana. Pataleé alocamente, me trasladé con dolorosa lentitud.

¿Podría llegar a la superficie? Mi ropa estaba al rededor de mí, retorcidas, dificultaban mis movimientos. Los zapatos llenos de agua eran como pesas de plomo.

Les di una patada con fuerza y empecé a subir. Me arranqué mi camisa, vi los botones girando a lo lejos en el agua.

Me quité los zapatos. Me iba a congelar hasta la muerte.

Luego, ¡El aire!

Me chupó el agua, escupí, respiré de nuevo.

Una ola rompió sobre mí, me enterró y me devolvió. Entonces, el aire de nuevo. Pero el aire no era
suficiente. Me estaba congelando. No podía ver nada tras las olas. Ningún barco, no había orilla, ningún avión. ¿Cómo había terminado ahí?

Ya no podía sentir mis dedos. Mis pensamientos se lentificaban.

Delfín. Eso era, el delfín.

Pensé en el ADN que aún fluía por mis venas. Sentí como comenzaban los cambios. Mi piel era tan gris como un cadáver. Mi cabello se había ido. Mis dedos entumecidos se fueron fundiendo juntos, y luego se estiraron hacia fuera para formar aletas. Mis piernas se entrelazaron juntas como dos hebras de espagueti cocido. La carne derretida, un poco de dolor. Oí los sonidos del interior de los huesos, el sonido “gloopy” de órganos que habían desaparecido o se habían sustituido o reubicado. Mi boca y la nariz fueron empujadas para fuera y llevadas ridículamente lejos. A la vez un agujero creció en la parte trasera de mi cuello.

Ya no tenía frío.

Definitivamente estaba loco.

Le di una patada a mi dura cola, tratando de levantar el cuerpo de delfín lo suficientemente alto como para ver sobre las crestas de las olas. No era suficiente. Tendría que saltar.

Aspiré el aire a través de mi espiráculo y me sumergí en lo más profundo. Diez pies; veinte, treinta pies. Abajo, en la oscuridad. Disparé una serie de “clics” y las ondas ultrasónicas rebotaron en patrones que revelaron un banco de peces detrás de mí en la misma profundidad. Y una pizca de algo más grande en una mayor distancia.

A los treinta pies o menos retrocedí y empecé a nadar rápidamente hacia la superficie.
Fui como un cohete. La velocidad era lo fácil. Tan fácil como lanzar mi cola y volar hacia arriba a través del agua.

Cada vez más rápido y la barrera luminosa entre el mar y el cielo estaba allí, brillando por encima de mí, y ¡La atravesé!

Estallé en el agua, me perdí en ese momento perfecto. Y por un momento el mar y el cielo estaban dentro de mí, dentro de mi cerebro.

Volé, y se me olvidó por completo mirar alrededor.

Me eché hacia abajo y me recordé a mí mismo con severidad que tenía un trabajo. Tenía que ver dónde estaba, tratar de dar sentido a todo.

Abajo y abajo y arriba, arriba, arriba, ¡En el cielo!

<Aaaahhh!>

¡De nuevo!

Abajo y arriba, tan rápido, tan rápido como pude. Tan alto como si pudiera volar.

De nuevo. De nuevo. De nuevo.

El cuerpo del delfín estaba empezando a cansarse, pero no le importaba. Quería estar cansado. Quería escurrir hasta la última gota de energía mientras volaba y salpicaba y volaba de nuevo.

El ultrasonido ahora pintó el retrato de otros tres delfines. Eran claramente “visibles”, pero se mantuvieron a distancia. Nadé con fuerza hasta que el cuerpo del delfín se cansó. No es fácil cansar a un delfín en el agua. No estaba muy lejos de la playa. Pude ver los edificios de La Haya, para nada lejos.

Me se dirigí a la orilla hasta quedarme varado. Me destransformé en las olas congeladas y me tambaleé ya de pie hacia la playa.

Mis amigos estaban justo detrás de mí. Esperé por ellos. Llevábamos nuestros trajes de transformación. Como en los viejos días. Sin zapatos, por supuesto, nunca habíamos aprendido a transformarnos con zapatos.

No había muchas personas en la playa. Sólo una pareja de ancianos tomando un paseo y una mujer con su perro.

-“Creo que ustedes se creen inteligentes”, les dije, escurriendo el agua de mi pelo.

-“Más bien estamos desesperados,” dijo Marco. “Tenes la cabeza en el culo hace un largo tiempo, Jake. Que es tu asunto. A menos que sea nuestro asunto. Como cuando la cagas testificando contra Visser Uno.”

Asentí. No podía discutir. Pero si pensaban que el resultado era mi culpa todos estaban equivocados.

– “Me llamó un criminal de guerra”- le dije.

-“Él está mal”, dijo Cassie.

-“Hiciste lo que tenías que hacer, hombre,” dijo Marco.

-“Todos lo hicimos.”

<Jake, yo te sugerí que lo hicieras> dijo Ax. <Yo sugerí que el estanque yeerk a bordo de la nave sea drenado.>

-“Sí, pero yo di la orden. Saqué el tapón. ¿Por qué no me cuentas cómo es que el fiscal decide? ¿Cómo es Visser Uno un criminal y yo no? Realmente me gustaría saber eso.”- Pensé que sería una pregunta retórica. No había querido sonar tan lastimero.

Cassie lo tomó en serio. -“Jake, he pensado mucho en esto “.

Marco puso los ojos como diciendo “Sí, lo sabemos.”

-“He tenido que pensar en ello porque he hecho las mismas cosas que has hecho, Jake. Vos fuiste el
líder, pero si sos un criminal de guerra, lo somos nosotros también.”

Ella se estremeció. Estaba fría y la brisa soplaba.- “He tenido que hacer mi propia paz con las cosas que he hecho “.

A pesar de mí mismo estaba pendiente de sus palabras. Y a pesar de mí mismo me estaba acordando de cuando la besaba.

-“Jake, no se puedes…” Ella respiró hondo.-“No se puede equiparar a la víctima y el agresor.”

-“Así que, mientras estés jugando del lado de la defensa no es posible cometer un crimen de guerra?- Pregunté. -Eso está bastante cerca de sólo decir que el ganador hace las reglas porque es el ganador que escribe el historia.”

Ella me agarró del brazo y buscó mis ojos, obligándome a mirarla.- “No, Jake, no lo es. Hay una gran cantidad de cierres en la historia, un montón de guerras en las que la culpa está dividida a partes iguales entre los lados. Esta no es una de ellas. Antes de que llegaran a la Tierra ningún ser humano atacó a un yeerk. Ningún hombre jamás le hizo daño un yeerk. Esto es claro: somos las víctimas. Hicieron una guerra contra nosotros “.

-“Eso es bueno,” dije en voz baja. “Todo eso es muy bueno. Tenemos justificación. Somos los chicos buenos “.

-Marco dijo: “Así es, gran Jake, lo somos”.

Asentí. “Eso esta muy bueno para ver todo el cuadro. Pero, mi problema es un poco más personal “.

<¿Qué quieres decir?> Preguntó Ax.

-“Bueno, Ax-man, tienes razón, vos mencionaste la posibilidad de drenar la nave-estanque.
Y cuando lo hice, pensé en qué debería haber hecho debí haber pensado: “bueno, Jake, fue una cosa terrible, lo hiciste, pero está justificado porque, después de todo, eres la víctima aquí.” Pero eso no es lo que pensaba. ¿Sabes lo que pensaba? “

Cassie me soltó.. pero Marco acaba de acercarse un paso, quedando justo en mi cara.

-“Yo sé lo que pensabas, Jake. Pensaste en matar, matar gusanos asquerosos. Sentir el miedo de los yeerks. En la sensación de dolor. En su impotencia. Tú querías que sufran y la idea de el sufrimiento y la muerte te hizo feliz. Estabas encantado. Eras grande”.

Cassie hizo una mueca. Ella apartó la mirada.

Le dije: “Sí, Marco eso fue todo lo que pensé:. Palabra por palabra “.

-“Bueno, amigo, no se llega a ser un criminal de guerra por tener malos pensamientos. Es lo que se hace, no lo que se sentía o se pensaba. Tenes que juzgar el acto. Estabas actuando en defensa propia. Estabas disfrutando el hecho de que estabas ganando. Dos cosas diferentes “.

Cassie parecía menos segura. Mucho menos. Ella parecía lista para unirse con Marco, pero no se atrevía a hacerlo. Trató de ocultarlo, pero había una mirada en sus ojos, en la forma en la que me miraba.

<Príncipe Jake,> dijo Ax, poniéndome el titulo que me había dado hace mucho tiempo, <No soy un ser humano. Pero me parece que no te corresponde decidir sobre la moralidad de tus acciones. Su decisión fue acertada. Mi gente estuvo de acuerdo con que la evaluación. Nosotros, los Animorphs, bajo su liderazgo, detuvimos la amenaza yeerk. Hemos salvado Tierra. Es posible que hayamos salvado mi pueblo, también. Seguramente hemos salvado muchas, muchas vidas andalitas.>

Estaba agotado de repente. Desgastado, en el fondo. Y todo el mundo se había quedado sin cosas que decir.

Después de un largo, incómodo silencio dije: -“De todos modos. Ese . . . “- Hice un gesto hacia el agua. Yo quería decir que fue la primera alegría real que tuvimos desde ver a Rachel matar a Tom. Pero había una pared entre mí y Cassie. Y Marco, bueno, él es un chico y nosotros, los chicos no hacemos cosas sentimentales. -“De todos modos, estaré mañana, en el stand “.

CNN: Noticias de última hora:


-“Hemos llegado al final. El Panel de cinco jueces de La Haya ha resuelto declarar culpable de
veintidós de veinticinco cargos de crímenes de guerra contra el yeerk, Visser Uno. Quien, por supuesto, condujo a la invasión yeerk de la Tierra y estaba al mando de todas las fuerzas yeerk. La decisión significa que Visser Uno nunca será liberado y va a al más seguro centro penitenciario que se construido en Kansas. El juicio fue televisado en vivo en todo el mundo por tres semanas en las cuales setenta y tres testigos subieron al estrado para fundamentar la cargos y acusaciones. Jake Berenson fue el primer testigo, seguido por el resto de los Animorphs vivos y disponibles, y muchos, muchos otros testigos más. Y ahora, vamos a ir con nuestro analista jurídico de la CNN, Greta Van Susteren, para el análisis de este momento verdaderamente único en la historia del derecho “.

Traducido por Aniviciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s