#54 El principio-CAPÍTULO 16 Jake

CAPÍTULO 16
Jake

Regresamos a la base para que Menderash me pudiera explicar. Mi corazón latía muy rápido. Tenía el pulso acelerado. Estaba un poco avergonzado por esta respuesta, pero era Ax, uno de nosotros. Uno de los míos.

Menderash estaba contando la historia.

-¿No hubo signos de vida?

<Ninguno,> respondió Menderash. Estaba visiblemente sacudido. Entonces me di cuenta de que llevaba el peso de la culpa por esto. Yo conocía las señales de la culpa.

Asentí. “Adelante.”

dijo Caysath suavemente.

Menderash paró el agitado temblor de sus ojos y se obligó a estarse quieto.

Sabía lo que vendría después. Yo sabía lo que era, un oso polar. Era un Yeerk en un oso polar, el que había matado a Rachel.

-¿La nave extraterrestre, y no la Nave Espada fue laque disparó?- Pregunté.

Sí. Estaba en pleno funcionamiento. Viva. Muy viva. Las órdenes permanentes eran salvar la nave. No tuve más remedio que retirarme. Los cuatro combatientes se perdieron. Retrocedimos. Pero justo antes de que lo hiciera, antes de que pudiera, lo escuché. El príncipe Aximili, el capitán. No por radio, sino a través de la conversación mental normal. Muy débil. Lejos>

“¿Sí?”

 

-¿Qué es lo que oíste, primer oficial?

<Príncipe Aximili. Dijo tu nombre. Solo tu nombre. Jake.>

Ambos andalitas me observaron, esperando ver mi reacción. Los guardias marinos en la habitación con nosotros observaban, también. Su envidia era obvia. Ninguno había visto combate en meses.

 

Perdió el hilo de su historia, parecía avergonzado, y se quedó en silencio. Caysath tomó la narración.

 

“¿Que es eso?”

Caysath vaciló. Me miró con sus grandes y principales ojos, esperado.

“Por favor, esperen afuera”, les dije a los marines.

Una vez que se fueron, Caysath dijo,

-¿Esta nave extraterrestre era una nave Kelbrid?

 

-¿Están trabajando con la nave Espada?

 

Me estaba poniendo impaciente. “Estos Kelbrid tienen una sola razón para querer a un andalita vivo. Primera regla de inteligencia: conoce a tu enemigo.”

<Sí.>

-Entonces, ¿qué harás al respecto?

Me miró muy de cerca.

<Nada. No podemos entrar en el espacio Kelbrid sin iniciar una guerra. Ninguna nave andalita, ningún guerrero andalita podía entrar en el espacio Kelbrid. El riesgo es demasiado grande, incluso para intentar rescatar al príncipe Aximili.>

-No en una nave andalita

-Abolutamente no.

Entonces me di cuenta de que debía haber un número de naves Yeerks rendidas, al rededor de la Tierra.

– Creo que sí – dijo con voz suave.- Creo, por nombrar sólo un ejemplo, que hay un prototipo Yeerk en órbita sobre nosotros en este mismo momento. Muy rápido. Fuertemente armado. Una especie de versión más pequeña de la nave Espada. Creemos que fue un intento Yeerk de diseñar una nave como el Intrépido. Sí, creo que tal nave, una nave definitivamente no-andalita, está en órbita en este mismo momento, totalmente alimentada, totalmente armada.>

-¿Y quién va a volar?

En respuesta, Menderash comenzó a transformarse. Se estaba transformando en humano.

-Todavía eres un andalita -dije-.

-En dos horas, ya no seré un andalita -dijo Menderash-.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s